domingo, agosto 29, 2010

Mujer, rol pasivo en acciones de cortesía


Hace unos años comenté como el machismo se cobre pone a la cortesía , pues hay hombres que van a pie en la calle pero no aceptan que una mujer en vehículo les ceda el pasó. Hoy me sucedió lo mismo.

Me encanta tomar café y a veces paso por una gasolinera a comprar un capuchino. Eso hice hoy y al salir venía un hombre --guapo-- entrando, pero yo llegué a la puerta antes que él (yo salía) y entonces le abrí la puerta y el muy .... no quiso entrar, detuvo la puerta para que yo saliera.

Ush, es que es imposible que la cortesía no tenga sexo?

P.D de pronto se me fue la química, pero al cerrar la puerta ...ve volvió, rico perfume... jeje je

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que pasa que se debe haber quedado atontado al verte y no supo si entrar o tirarse a tus pies como alfombra!!!!
xyz

Ixquic* dijo...

ja ja ja vaya, ya me hiciste reir y hasta sonrojar... este frío lunes!

Saludos.

Pd.

el post anterior merece seguir siendo desarrollado (el de las armas)

Erick Huezo dijo...

Bueno a mi me pasa el par de veces que me ha pasado automáticamente detengo la puerta para que pasen, sin mucho pensarlo es como un acondicionamiento que ya tengo, no es que no quisiera agradecer el gesto pero bueno ese soy yo.

Ixquic* dijo...

Erick, claro que pasa pues es algo que tenemos todos interiorizado. Pero a veces caemos en extremos y lo que hacemos es un gesto de descortecía.

A mi me encanta cuando me hacen el favor de abrir la puerta y por ende me encanta también hacerlo.

Saludos

chishi dijo...

Cortesia contra Ixquic

Cruza el umbral de la puerta,
humana y liberada.
Aunque te lleves contigo
la figura, la sombra,
la marca y la esencia,
de la vida que acompana
las letras de tu nombre.

Olvida a proposito tu perfume
entre los tiestos de flores
abriendo, del balcon, la ventana.

Pero cruza el umbral de la puerta
sin preguntas, ni pasiones,
pues quiero verte sin pedirte nada.

Ixquic* dijo...

gracias Chisi ¿lo publico?

Anónimo dijo...

Usted manda, pero te has fijado como los temas se diluyen en la vorágine diaria de nuestro país?
No hay tema,por muy importante que sea, que mantenga vigencia por muchos días.
xyz

Carlos Abrego dijo...

Son cosas de complejo y de civilización. Anécdota: desde hace cierto tiempo (relativamente corto), tal vez porque mis canas ya no dejan ver mis pocos pelos negros, muchachas jóvenes, en el metro de París, al verme se levantan para cederme el asiento. Hasta hace poco era yo quien se levantaba para ceder mi puesto a otras personas mayores. Un detalle en el que he puesto cierta atención, la inmensa mayoría de muchachas que me ceden su lugar, son de origen africano o magrebí. Una que otra vez han sido muchachos. Estos también del mismo origen. Esto tiene su importancia aquí por la estigmatización que opera el gobierno y los medios de masa contra los jóvenes de origen extranjero.
Al principio rechazaba el ofrecimiento, con una sonrisa. Pero ahora he comenzado a aceptar, también por cortesía.