lunes, julio 31, 2006

La princesa Ixquic


Hace unos años (bastantes), me dejé embrujar por el Popol Vuh. En el capítulo tres se relata la historia de una doncella rebelde con la que me he identificado desde entonces.
También pude ver una obra de teatro Tico (Rubén Pagura) basada en esta historia tan encantadora.

Quizá Ustedes ya la han leído y para los que no, pues la comparto. Tomé esta historia de acá literalmente:

http://www.literaturaguatemalteca.org/popol8.htm


CAPITULO III (Popol Vuh)

Está es la historia de una doncella, hija de un Señor llamado Cuchumaquic.
Llegaron [estas noticias] a oídos de una doncella, hija de un Señor. El nombre del padre era Cuchumaquic y el de la doncella Ixquic. Cuando ella oyó la historia de los frutos del árbol, que fue contada por su padre, se quedó admirada de oírla.
-¿Por qué no he de ir a ver ese árbol que cuentan?, exclamó la joven. Ciertamente deben ser sabrosos los frutos de que oigo hablar. A continuación se puso en camino ella sola y llegó al pie del árbol que estaba sembrado en Pucbal-Chah.
-¡Ah!, exclamó, ¿qué frutos son los que produce este árbol? ¿No es admirable ver cómo se ha cubierto de frutos? ¿Me he de morir, me perderé si corto uno de ellos?, dijo la doncella.
Habló entonces la calavera que estaba entre las ramas del árbol y dijo: -¿Qué es lo que quieres? Estos objetos redondos que cubren las ramas del árbol no son más que calaveras. Así dijo la cabeza de Hun-Hunahpú dirigiéndose a la joven. ¿Por ventura los deseas?, agregó.
-Sí los deseo, contestó la doncella.
-Muy bien, dijo la calavera. Extiende hacia acá tu mano derecha.
-Bien, replicó la joven, y levantando su mano derecha, la extendió en dirección a la calavera. ,
En ese instante la calavera lanzó un chisguete de saliva que fue a caer directamente en la palma de la mano de la doncella. Miróse ésta rápidamente y con atención la palma de la mano, pero la saliva de la calavera ya no estaba en su mano.
-En mi saliva y mi baba te he dado mí descendencia (dijo la voz en el árbol). Ahora mi cabeza ya no tiene nada encima, no es más que una calavera despojada de la carne. Así es la cabeza de los grandes príncipes, la carne es lo único que les da una hermosa apariencia. Y cuando mueren espántanse los hombres a causa de los huesos. Así es también la naturaleza de los hijos, que son como la saliva y la baba, ya sean hijos de un Señor, de un hombre sabio o de un orador. Su condición no se pierde cuando se van, sino se hereda; no se extingue ni desaparece la imagen del Señor, del hombre sabio o del orador, sino que la dejan a sus hijas y a los hijos que engendran. Esto mismo he hecho yo contigo. Sube, pues, a la superficie de la tierra, que no morirás. Confía en mi palabra que así será, dijo la cabeza de Hun-Hunahpú y de Vucub-Hunahpú.
Y todo lo que tan acertadamente hicieron fue por mandato de Huracán, Chipi-Caculhá y Raxa-Caculhá.Volvióse en seguida a su casa la doncella después que le fueron hechas todas estas advertencias, habiendo concebido inmediatamente los hijos en su vientre por la sola virtud de la saliva. Y así fueron engendrados Hunahpú e Ixbalanqué.
Llegó, pues, la joven a su casa y después de haberse cumplido seis meses, fue advertido su estado por su padre, el llamado Cuchumaquic. Al instante fue descubierto el secreto de la joven por el padre, al observar que tenía hijo.
Reuniéronse entonces en consejo todos los Señores Hun-Camé y Vucub-Camé con Cuchumaquic.
-Mi hija está preñada, Señores; ha sido deshonrada, exclamó el Cuchumaquic cuando compareció ante los Señores.
-Está bien, dijeron éstos. Oblígala a declarar la verdad, y si se niega a hablar, castígala; que la lleven a sacrificar lejos de aquí.
-Muy bien, respetables Señores, contestó. A continuación interrogó a su hija:
-¿De quién es el hijo que tienes en el vientre, hija mía? Y ella contestó: -No tengo hijo, señor padre, aún no he conocido varón.
-Está bien, replicó. Positivamente eres una ramera. Llevadla a sacrificar, señores Ahpop Achih; traedme el corazón dentro de una jícara y volved hoy mismo ante los Señores, les dijo a los buhos.
Los cuatro mensajeros tomaron la jícara y se marcharon llevando en sus brazos a la joven y llevando también el cuchillo de pedernal para sacrificarla.
Y ella les dijo: -No es posible que me matéis, ¡oh mensajeros!, porque no es una deshonra lo que llevo en el vientre, sino que se engendró solo cuando fui a admirar la cabeza de Hun-Hunahpú que estaba en Pucbal-Chah. Así, pues, no debéis sacrificarme, ¡oh mensajeros!, dijo la joven, dirigiéndose a ellos.
-¿Y qué pondremos en lugar de tu corazón? Se nos ha dicho por tu padre: "Traedme el corazón, volved ante los Señores, cumplid vuestro deber y atended juntos a la obra, traedlo pronto en la jícara, poned el corazón en el fondo de la jícara." ¿Acaso no se nos habló así? ¿Qué le daremos entre la jícara? Nosotros bien quisiéramos que no murieras, dijeron los mensajeros.
-Muy bien, pero este corazón no les pertenece a ellos. Tampoco debe ser aquí vuestra morada, ni debéis tolerar que os obliguen a matar a los hombres. Después serán ciertamente vuestros los verdaderos criminales y míos serán en seguida Hun-Camé y Vucub-Camé. Así, pues, la sangre y sólo la sangre será de ellos y estará en su presencia.Tampoco puede ser que este corazón sea quemado ante ellos.15 Recoged el producto de este árbol, dijo la doncella. El jugo rojo brotó del árbol, cayó en la jícara y en seguida se hizo una bola resplandeciente que tomó la forma de un corazón hecho con la savia que corría de aquel árbol encarnado. Semejante a la sangre brotaba la savia del árbol, imitando la verdadera sangre. Luego se coaguló allí dentro la sangre o sea la savia del árbol rojo, y se cubrió de una capa muy encendida como de sangre al coagularse dentro de la jícara, mientras que el árbol resplandecía por obra de la doncella. Llamábase Árbol rojo de grana, pero [desde entonces] tomó el nombre de Árbol de la Sangre porque a su savia se le llama la Sangre.
-Allá en la tierra seréis amados y tendréis lo que os pertenece, dijo la joven a los buhos.
-Está bien, niña. Nosotros nos iremos allá, subiremos a servirte; tú, sigue tu camino mientras nosotros vamos a presentar la savia en lugar de tu corazón ante los Señores, dijeron los mensajeros.
Cuando llegaron a presencia de los Señores, estaban todos aguardando.
-¿Se ha terminado eso?, preguntó Hun-Camé.
-Todo está concluido, Señores. Aquí está el corazón en el fondo de la jícara.
-Muy bien. Veamos, exclamó Hun-Camé. Y cogiéndolo con los dedos lo levantó, se rompió la corteza y comenzó a derramarse la sangre de vivo color rojo.
-Atizad bien el fuego y ponedlo sobre las brasas, dijo Hun-Camé.
En seguida lo arrojaron al fuego y comenzaron a sentir el olor los de Xibalbá, y levantándose todos se acercaron y ciertamente sentían muy dulce la fragancia de la sangre.
Y mientras ellos se quedaban pensativos, se marcharon los buhos, los servidores de la doncella, remontaron el vuelo en bandada desde el abismo hacia la tierra y los cuatro se convirtieron en sus servidores.
Así fueron vencidos los Señores de Xibalbá. Por la doncella fueron engañados todos.

12 comentarios:

El-Visitador dijo...

Tenía muchos años de no leer eso. Gracias por el apunte. Había olvidado la misoginia de la cultura maya.

Imaginate, mandar a arrancar el corazón a una muchacha que queda embarazada fuera del matrimonio, y tirar el corazón al fuego.

Ixquic* dijo...

Creo que después de todo, disfrutas comentar mis post en la medida que advertís (a tus ojos, claro) que existe alguna contrariedad en lo que lo que comento y escribo.

Me has dicho subjetiva y supongo que lo decìs desde tu porte de objetivo.

No soy feminista (en el sentido polìtico de esa palabra). Pero eso sì, soy una mujer consiente de mi realidad.

Aborrezco el machismo (bueno hablemos de misoginia pues) porque conozco sus efectos.

Por eso me gusta la historia de Ixquic, porque ella es pasa por encima de eso, asì los engaña y los derrota.

Despuès de todo parece que las mujeres se volvieron concientes y rebeldes en ese mucho misògeno de los mayas, ¿no crees?

Yo tambièn disfruto tus post.

Ix

Indira dijo...

ixquic, buenas tardes. hace unos momentos inicie mi blog, al fin!!!
visitas, comentarios, sugerencias son bienvenidas. estoy aprendiendo en el camino.
www.alasleves.blogspot.com

Ixquic* dijo...

Que bueno! Me alegra y te felicito.

allí estaré vistandote!

Saludos,

ix

Arbolario dijo...

Ixquic es un personaje muy importante en el Popol Vuh. Su fecundación abre el camino para la renovación del mundo.

Ixquic* dijo...

sus hijos vencieron a los seóres de Xibalbá

Ixquic* dijo...

perdón, señores )susptitui por seóres

mauricioamf dijo...

el pop wuh es un libro muuy hermoso, ese lo ley no se cuantas veces....
e ixquiq me encantan tus entradas del blog, lamentablemente las leyes y la justicia en el salvador todavia esta catastroficas.....
sigue trabajando y se correcta en el ejercicio de tu profecion pues solo eso puede hacer que poco a poco algo cambie en nuestro pais...
mauricio...
(vengo de escribir mi primer blog, si podes visitalo y me decis que te parece... http://historiasdeelsalvador.blogspot.com/

Augusto Gaspar dijo...

Bajo cualquier circunstancia, esta lectura es única, y alimenta el espíritu volver a leer este capítulo del Popul vuh, gracias a la persona que lo escribió, contribuye a difundir la información que es poco conocida.

Anónimo dijo...

1) el blog y su contenido me parecen excelentes 2) también me gusta la lectura "feminista" de la historia de la rebelde ixquic, creo que es correcta. 3) creo que hay que investigar más para afirmar que la cultura maya era machista en el mismo sentido que actualmente damos al término, aunque ciertamente eran patriarcales, tuvieron importantes reinas y diosas 4) la ilustración principal del blog, la fecundación de ixquic por el árbol de calaveras, ¿de quién es? ¿puedo obtener una copia digital? pansatyrus@yahoo.com

Dani ramirez dijo...

Donde se encuentra el machismo en el Popol vuh?
Por favor alguien que me ayude.
Gracias.

Ixbalanqué Ocón dijo...

En lo personal trato de ser feminista, pero cuando se trata de culturas tan trascendentales, opto por respetar y aislar mis convicciones y en vez de criticar conocer más de sus ritos y simbolismos, quizás esto ayude más a entender porque hoy como cultura latinoamericana presentamos tantas imperfecciones, además que resulta importante entender el proceso de la colonia y la mixtura que eso dejo en nuestras herencia cultural, tan contradictoria y a la vez complementaria en algunos tópicos de la vida cotidiana, me gustan sus comentarios, es alentador mirar que más allá de los teóricos habemos personas que escarbamos en nuestro pasado, feliz semana. :-)