lunes, octubre 19, 2009

El miedo como recurso

Según el DRAE el miedo es una "perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario" y ciertamente es una sensación o estado que siempre experimentamos. A los niños les perturba la oscuridad, la lluvia. A los adolescente, la falta de aceptación de sus pares. Los jóvenes tienen miedo a "sobrar" (no encontrar un espacio para el desarrollo propio) y los adultos al fracaso. Pero el miedo a la muerte nos acompaña siempre y en toda la vida. De extremo a extremo.

A veces el miedo es un recurso político efectivo, o peor aún es cuando se vuelve terror. En la guerra muchas veces lo experimenté: en algunas balaceras que me tocó pasar o en la ofensiva de hace 20 años que relaté acá. Otros vivieron ese miedo que luego se transformo en muerte injusta o en desaparición de los seres amados. En el mundo de hoy se aterroriza a la población con fines políticos o religiosos, a través de actos nefastos.

Es que el miedo sirve, si paraliza y mejor aún si cuestiona. También sirve cuando mueve o empuja ha realizar actos (cuando es invencible) que pueden ser malos.

Hoy se corrió un rumor sobre un supuesto toque de queda de las pandillas y el pánico en algunas personas afloró. Es que bastaba abrir el periódico para leer las terribles muertes del pasado fin de semana para convencerse que algo está mal.

En mi caso opté por ir a mi clase de danza, pero si me aseguré que hija estuviese en casa y no dando vueltas con la abuela en San Salvador (de alguna manera la paranoia me jode). Salí a las 8 p.m. y me alegró ver carros en la calle y restaurantes abiertos. Sin embargo, los buses iban vacíos y se notaba menos gente por la calle.

La PNC ha dicho que es una falsa alarma.

Cierta o falsa, lo importante es que muchos sucumbimos de alguna manera y eso es un síntoma de lo inseguros e inseguras que nos sentimos. Cuando llegué a la casa, pensé que nada raro había afuera de mi ciudad a excepción que muchos ciudadanos se metieron en sus cavernas y dejaron un tanto desoladas las calles (pero no lo suficiente para decir que el "miedo" tuvo un gran impacto) que transité.

Basta ya de usar el miedo como recurso político.

4 comentarios:

El-Visitador dijo...

La gente se resguardó porque saben que las pandillas tienen más poder de control que el Estado.

- * -

El Estado ha fallido en El Salvador, porque por mucho querer abarcar (CONCULTURA, ya enministeriada; MITUR; MARN, etc), dejó de apretar.

Dejó de cumplir su más elemental función (protejer al ciudadano) por querer andar inventándose nuevas justicias —nuevos subsidios, controles y nuevas burrocracias superfluas. Andar persiguiendo el socialismo vía el absurdo y empobrecedor concepto de "economía social de mercado".

Fué precisamnte mi tercer apunte, el 27 de febrero de 2006.

Ey, las clases medias y presumiblemente educadas de El Salvador en general apoyaron (y apoyan) el concepto de abarcar mucho. Hasta quieren escuelas estatales de danza.

Ahora que se aguanten el poco apriete del Estado, ¿no?

Ixquic* dijo...

Ev,

debo reconocer que siempre me hacen gracia tus ironías hacia mí, pero que en el fondo son parte de la coherencia con tus ideas.

***

El Estado ha fallado en El Salvador, por muchas razones. Yo creo que ya es hora que nos hagás un balance real del gasto Estatal.
Voy a colocar punto pon punto:

1. Es importante revisar el gasto y determinar que cosas son innesarias, prioritarias e imprescidibles.

2. Hay que revisar porqué se gasta en determinados temas, sobre otros de mayor prioridad (y revisar el impacto real de esos gastos: te lo digo porque el infimo presupuesto de una Escuela de Danza, risible y de caridad no tiene impacto alguno en la cobertura de la necesidad de seguridad)

3. Yo si creo en la reducción del Ejército y en el aumento de policías por ejemplo. Eso sí, tendría un impacto de recursos humanos y sobre todo presupuestarios. La FA, si tiene un rol que cumplir en la defensa del territorio, etc. pero no puede sustituir a la PNC, la que está llamada a solventar EL MAYOR RECLAMO DE LA POBLACIÖN. Lujito no?

Hay tecnócratas presumiblemente educados de El Salvador que ven la paja únicamente el ojo ajeno o más bien, que mucho observan la "basura" del jardín vecino y poco limpian el propio,

un atento saludo, querido EV

Anónimo dijo...

En mi caso el tema se complica un poco más. Vivo en Soya, en la colonia San José y aquí la realidad es diferente. No tan dramática como en la campanera pero es alarmante
Después de saber que a tu alrededor a la gente la matan, que el muchacho del pan apareció muerto, que el que repaba llantas también, que el señor de la tienda paga renta y que muucha gente se ha desaparecido por que no tienen con que pagar y que quizá mañana el sorteado sea uno o uno de los de uno. Esto por hacer un recuento breve, si te hago el largo no termino.
Aquí vivimos en toque de queda permanente, porque no lo ha declarado nadie pero si llegás después de las 8 o de las 8:30, quizá las 9 los riesgos que corrés son mayores. Y de la policía ni señas.
Yo si me encerré bajo cuatro candados, no porque creyera que iba a pasar algo terrible, sino por prevenir.
Los negocios cerraron no porque los dueños quisieran sino por presión de los empleados que tenían que llegar a sus casas y no sabían con que se iban a encontrar.
Mirá es cierto que el gobierno anterior no hizo mucho por no decir nada con la delincuencia, pero este lo ha tomado a broma, a pura changoneta. Te digo que dice la mara, los bichos de la colonia que andan coqueteando con la mara, se matan de la risa del director de la policía. Se burlan de él y eso que te dice que la policía ha perdido el poquito de autoridad que tenía antes. Que tampoco es que fuera mucho, pero ahora da pena.
Cuando decías el uso político del terror. No dudo que haya enfermos que lo hacen. Pero también hay enfermos como el ministro de seguridad que no asumen su función, su responsabilidad y siguen con el jueguito "pendejo" de echarle la culpa a los otros. Parece que no se enteran que no hay más responsables que ellos en este momento, que nuestra seguridad está en sus manos, que lo que los ciudadanos esperamos es soluciones no excusas porque como siempre los muertos los ponemos nosotros.
La colonia en que vivo era habitable hasta hace dos o tres meses, no era un paraíso, había grandes problemas sabías que las maras estaban a la vuelta de la esquina, ahora las tengo en la puerta de mi casa, ahora se vive con angustia, con miedo. Y para eso no se necesita un rumor es el pan nuestro de cada dia.

El-Visitador dijo...

«Es importante revisar el gasto y determinar que cosas son innesarias, prioritarias e imprescidibles»

Aquí cada gobierno que ha venido desde Cristiani quien medio reformó el Estado, se ha inventado nuevos ministerios, viceministerios, sinecuras y pajas.

Y nunca los salvadoreños hemos dicho: ¡basta!

No, aquí cada nueva sandez del gobierno le es celebrada & aceptada. De MARN a MITUR, pasando por Sup Comp y Def Cons y tantos otros caprichos estériles, las clases medias embelesadas han aplaudido cada nueva distracción, cada nueva "justicia", cada nuevo hobby.

Pero para incrementar los 17,000 PNCs... para éso sí que no ha habido platita.

El que por su gusto muere (y en este caso tristemente es literal), aunque parado lo entierren.