martes, abril 29, 2008

Tapar el sol con un decretito

Seis miembros de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa (Por el PCN firmó el presidente Rubén Orellana. Por el FMLN el vicepresidente Francisco Roberto Lorenzana, la secretaria Zoila Quijada y el secretario Gerson Martínez. De Arena estuvieron de acuerdo Alvarenga y el secretario Roberto d´Aubuisson) decidieron reservar los informes mensuales que contienen el trabajo de las comisiones legislativas, éstos informes ofrecen elementos para medir su eficiencia institucional.

Según elfaro.net (Sergio Arauz y Daniel Valencia) el pasado 9 de abril se tomó es decisión para que estos reportes solo se entreguen los miembros de la junta directiva. Lo indignante es que una decisión inconstitucional sea adoptada por el organismo que produce las Leyes en El Salvador y que además tenga como trastoque una motivación para ocultar una realidad: ya no se trabaja por el país sino por el partido.

La ciudadanía ya sabe que en campaña, legal o ilegal, los diputados se dedican a su trabajo partidista en detrimento de su función legislativa.

El año pasado los legisladores tomaron una de "esas" decisiones imperdonables al subirse el sueldo; pero también probaron un poco lo que significa ser vivián, quedar expuesto y tener que retroceder.

Ese bajón en la productividad legislativa ya se ha hecho sentir, y la prensa lo ha estado reportando, tal como se ha hecho en otros contextos electorales. Esto podría corregirse optimizando el trabajo o siendo muy transparentes. Si una nota de prensa no les gusta, pues proveer información que aclare.

Pero no.

Se debe ser muy bruto para irse por la vía del absurdo: limitar por decreto un derecho constitucional. Quitando lo jurídico, el absurdo político: cambiar las reglas del juego democrático, específicamente porque existe entre ellas un sitio privilegiado para la libre expresión, acceso a la información y el ejercicio del control. Típico de la cultura autoritaria.

Hace un año, mayo de 2007, los presidentes de los tres órganos de Estado firmaron la "Declaración de Chapultepec", es decir, una serie de compromisos con la libertad de expresión y lo hicieron porque la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) realizó un taller para discutir el tema y una de las principales conclusiones es la falta de una normativa que garantice el acceso a la información a ciudadanos y a periodistas. ¡que memoria carajo! Lo reseñé aquí y allí está el enlace de prensa.

Si los medios no accesan a esa información ¿que garantía tengo yo de ir, pedirla y que me la den? ¿es esa la calidad de esta democracia?¡hay que cerrar filas! como ya se ha hecho con el tema del aumento de salarios, no nos conformemos, esto debería tener un costo político. El rábano se arranca de raíz. (84 rabanitos)

2 comentarios:

Soy Salvadoreño dijo...

La vez pasada fue el aumento de salarios, otra vez su apoyo a los buseros, ahora su censura y falta de transparencia... Ellos tienen la capacidad de ser incansables, y la gente no puede ir de indignacion en indignacion, a eso le apuestan, creo yo.

El-Visitador dijo...

Aquél que legisla menos, legisla mejor.

En varios de los estados gringos, la legislatura se reúne solamente 1 mes al año, o solamente unos pocos meses al año. Como es trabajo temporal o estacional, los salarios son bajos y los legisladores se ven obligados a ganarse la vida como cualquier otro ciudadano.

Un legislador que trabaja como vos o como yo, que no tiene chaneques del Estado ni otras prebendas, se enfrenta como vos o como yo a los impuestos, la burocracia, la papelería, los trámites, el crimen, el tráfico, etc.

Un legislador que trabaja a tiempo completo básicamente no tiene nada que hacer, no enfrenta las situaciones diarias que enfrenta el pueblo trabajador, y le sobra el tiempo para inventarse "soluciones" burrocráticas allí donde no hacen falta.

Yo recomiendo que se enmiende la Constitución para que la Asamblea solamente se reúna 60 días al año, improrrogables.


- * -


Hoy, por no tener nada que hacer, se inventan "CONCULTURA"s, por ejemplo, cuando países de alta cultura, como Francia, por ejemplo, se la pasaron 1116 años sin necesidad de un adefesio incapaz, ineficiente, inefectivo y corrupto llamado "ministerio de cultura."