martes, octubre 31, 2006

El laberinto del general (II)

En la parte uno de este post.... http://ixquic.blogspot.com/2006/10/el-laberinto-del-general-i.html critiqué la conducción política de la FA, considerando las actitudes del Ministro de Defensa. Ahora deseo plantear algunas inquietudes sobre las labores que, según el Minsitro, justifican la acción de la Fuerza Armadas en la sociedad actual.

Según el Art. 212 de la Constitución de la República la Fuerza Armada tiene por misión la defensa de la soberanía del Estado y de la integridad del territorio. Esta disposición debe ser entendida de manera integral por lo dispuesto en el Art. 159 Cn que reza: "La Defensa Nacional y la Seguridad Pública estarán adscritas a Ministerios diferentes. La Seguridad Pública estará a cargo a la Policía Nacional Civil, que será un cuerpo profesional, independiente de la Fuerza Armada y ajeno a toda actividad partidista". Según el texto, hay una clara separación y distinción entre el concepto de defensa nacional y el de seguridad publica y su implementación en el aparato estatal.

Ocurre en El Salvador, y en buena parte de países centroamericanos, una crisis de nuestros sistemas de seguridad pública, caracterizada por el debilitamiento de las estructuras encaradas para combatir el crimen. En ese marco la restauración del poder militar ha sido parte de la respuesta (cada vez que hay problemas sociales, esa es la respuesta histórica).

El presidente Saca haciéndo uso de una interpretación de su potestad constitucional ha dispuesto de efectivos militares en tareas de segurdad pública. Este uso no es nuevo, presidentes anteriores ya habían destinado efectivos militares a estas tareas, basta con recordar los planes "Grano de oro" y posteriormente el plan "Caminante". Flores los involucró con el Plan Mano Dura.

El Ministro Otto Romero, ha sido un ministro que se ha pronunciado sobre tópicos que no son de su competencia, por ejemplo, ha manifestado su opinión a favor de la pena de muerte, sobre la lucha antipandillas, etc. Esta actitud no es casual, según Washington Office on Latin America –Wola- los Ministros de Defensa de Centroamérica, han emprendido un esfuerzo por ampliar y redefinir los roles de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública interna. Según, WOLA algunas reuniones que han tenido estos representes castrenses con Rumsfeld han sido para solicitar apoyo para financiar la creación y operación de Fuerzas de Reacción Rápida. (dec 2005 ENLACE)
Se supone que estas nuevas fuerzas se encargarían de combatir amenazas transnacionales emergentes como el narcotráfico, crimen organizado, migración ilegal y pandillas, cosas que corresponden las policías.

Los Militares se presentan ahora con tres funciones: asistencia humanitaria (desastres naturales, mantenimiento de la paz y lucha contra amenazas transnacionales). Desde este rol de salvadores justifican su exorbitante presupuesto.
Personalmente, no creo en esa justificación porque ese gasto va en detrimento de la crisis de la seguridad publica que las y los salvadoreños enfrentamos, pues se deja de gastar en rubros más apropiados.

Invito a consultar el Libro Blanco de la FA que está en su página Web: http://www.fuerzaarmada.gob.sv/La%20nacion%20salvadorena/contenido.html
En ella encontrarán la a política de defensa, cuyas definiciones, principios y objetivos se traslapan con la seguridad pública.
Hay mucha gente que se opone a esta tendencia de hacer uso de soldados en la seguridad interna. Estoy clara que no es lo que se ha plateado en nuestro pacto constitucional, pero a la vez se deber ser conciente que el problema de la seguridad es grave, y por tanto, no cerrarse ante las posibilidades que están al alcance para arreglarlo o mitigarlo. El temor, es siempre errar el camino, enchibolarnos mas en este laberinto.
Por tratar de arreglar el problema "A" lo estamos haciendo con respuestas para "Z", allí perdemos dinero, esfuerzo y cerebro. Eso es claro con los Grupos de Tarea Conjunta: militares que cuidan a policías que a su vez son incapaces de cuidar a la gente. Los soldados no se han preparado para realizar procedimientos de seguridad pública, a detener legalmente a las personas, etc.

¿Acaso no son más pandilleros que policías?, El estudio Barrio Adentro del IUDOP decía hace cinco años que 30.000, otros hablan de 20,000. supongamos que así fuera, ¡sólo enemos 17,000 policías! Por más que Romero ande solicitando más dinero y se lo den, y se justifique por la situación de insegurdad actual no creo que por eso, las cosas cambien a nuestro favor.
Por ahora, los políticos han logrado terminar el año con nuevas promesas y expectativas, haber que pasa.
la foto es de EDH.

2 comentarios:

El-Visitador dijo...

Roma, en tiempos de la República, prohibía que los ejércitos romanos entrasen en territorio italiano (y la frontera era el río Rubicón).

Los romanos de la era republicana sabían que el ejército era para la defensa externa solamente, y que cuando el ejército interviniese en asuntos domésticos, terminaría la República.

La República duró 461 años a partir de 519 a.C. Fué destruida la República en 49 a.C., año en que Julio César cruzó el Rubicón con su ejército, y se coronó Imperator.

Eran sabios los romanos.

Ixquic* dijo...

Tanto que muchas de sus instituciones jurídicas y políticas sobreviven....

aunque ahora yo sería toda una "materphamiliae"