miércoles, octubre 10, 2012

El ejemplo arrastra

En los  últimos 10 años --menos que más-- en este país se ha desatado una especialidad: analizar la violencia. Esto se agudizó con los planes mano dura (agosto de 2003). Fue como si de pronto el "efecto" era y ha sido tal que poco ahondamos en las causas. Luego se dijo que la violencia es multicausal, etc.

Hace unos meses un amigo me dijo que la violencia es el acto más simple del ser humano: te agreden, agredes. Eres Psicópata, agredes. Y así, sucesivamente. Ciertamente, no soy socióloga, ni psicóloga. Pero sí humana. Y lo que sé es que la violencia puede ser un patrón de conducta social e individual que surge y se explica a partir de un sin fin de situaciones, pero sobre todo de lo que vemos y aprendemos (o decidimos aprender o desaprender).

Leyendo este artículo de El faro titulado "la traba más grande será el perdón de los que hemos dañado" en la que pandilleros aceptan que han dañado a esta sociedad (cosa que me consta con cada caso que me doy cuenta) y ellos cuestionan ¿que tan viable es pedir perdón o decir verdad? y allí extraigo la siguiente pregunta y respuesta:

"Estoy seguro que en la calle hay un montón de homies de ustedes que no están pagando por sus delitos ohomies que están en la cárcel y que no están pagando por todos los delitos que cometieron. ¿La pandilla estaría dispuesta dentro de este mecanismo de resarcir el daño a contar la verdad? ¿Es decir, a contarnos cuán profundo es el daño que han hecho a la sociedad? De reconocerlo más claro… entiendo. ¡Puta! Se tiene que hacer una consulta general para saber si lo que están preguntando sería lo más viable o no, en el sentido de que muchos de los militares escondieron su verdad y muchos de los guerrilleros escondieron su verdad."

Ciertamente, hay en este momento muchos padres, madres, hijos, esposas que quisieran respuestas: ¿dónde está el cuerpo de su familiar desaparecido en 2011 o en 1980? ¿porqué se les hizo daño? ¿por azar? ¿por vivir en un barrio? ¿por pensar distinto?

Las respuestas son indispensables para cerrar ciclos, para curar la herida que deja la irreparable pérdida de un ser amado.

Si un pandillero  cuestiona la viabilidad de "resarcir" el daño, decir verdad o pedir perdón sobre la base de que en el pasado la Fuerza Armada y el FMLN escondieron sus verdades (porque jamás han contado todas las verdades) y eso les valió para "blanquear" sepulturas y ser "hombres" de bien, ¡estamos mal!

El ejemplo arrastra

Pd. esto no es un post sobre la tregua, es un post sobre la validación de conductas.


No hay comentarios.: