domingo, mayo 15, 2011

Protección Social a los creadores (arte)

La muerte del Maestro de Teatro (mas bien de artes escénicas) Amílcar Flor, el reciente deceso del Escritor Rafael Mentívar Ochoa, el accidente en 2009 del maestro y bailarín Vicente Aguiluz son sólo ejemplos hechos –lamentables— en las que el medio artístico se ha unido eventualmente para juntar “un poco de recursos” para apoyar a estos trabajadores y profesionales del arte y sus familias, ante la falta de un sistema de protección social hacia el sector artístico en El Salvador.

En la práctica, el ámbito político y jurídico se mueve así: muerto el artista, se le reconoce, se le mandan flores y condolencias a la familia, se otorgan medallas o títulos honoríficos, se nombran en su honor las plazas. Pero no más y la muerte en situación precaria no sirve para “reflexionar” y beneficiar a aquellos que sobreviven.

Si bien es cierto, hay un vacío legal que no concreta los ansiados y necesarios programas que satisfagan el derecho a la seguridad social de las y los artistas; lo cierto es que, pese a algunas voces que lo reclaman, esto no ha sido una demanda muy visible (por comparar con otros sectores organizados que presionan para la satisfacción de sus demandas). Por otra parte, este tema ha sido un cero a la izquierda para quienes manejan el Estado, sus leyes y políticas públicas.

Antes que llegara “gobierno del cambio” había una Mesa de artistas trabajando algunas propuestas como insumos para una futura política en la materia. Entre otras cosas, allí se abordó el tema de la Seguridad Social. Algunas de estas expectativas fueron recogidas en la oferta electoral del nuevo gobierno. Si bien, el esfuerzo de esta Mesa ha sido importante, no ha sido representativo de todos los sectores y expresiones del arte. En todo caso, no es el único esfuerzo organizado de trabajadores del arte aunque un digno ejemplo a seguir. Lo cierto es que tras casi dos años de cambio de gobierno tales promesas no se concretan.

En una breve y escueta entrevista, el actual Secretario de Cultura de la Presidencia dejó entrever que se trabaja en un proyecto para la creación de una “caja mutual”, con algún capital inicial o semilla estatal etc. Puede leerse acá Al juzgar por el texto, no parece haber claridad o seguridad de lo que se propone y lo que es peor, no se ve clara la “voluntad política” que definiría una propuesta como esta, por muy simple que se la plantee.

Cuando se habla de protección social a los artistas ¿es realmente una cosa sui generis? ¿Se trata de darles una “ayudadita” hasta a los payasitos (sic)? ¿Debe abordarse como cosa a parte del sistema de seguridad social general o con sus peculiaridades? ¿cuáles son los presupuestos conceptuales, legales que la SECULTURA maneja para hacer esta propuesta?

Como bailarina formo parte de una organización artística en la que a veces, discutimos estos temas con profunda y sincera preocupación. Y como abogada a veces reviso insumos en esta materia, de manera que, lo que debe discutirse antes de plantear una propuesta son al menos los siguientes puntos:


  1. Se debe hacer el reconocimiento legal y formal del arte como profesión: creación de carreras universitarias y técnicas en este ámbito. Ya que esto es de largo plazo iniciar con la acreditación de las y los artistas actuales. ¡ya se ha hecho con otros gremios! Y puede ser un proceso serio. Sin esto, cómo determinar a sus beneficiarios?
  2. Reconocer la creación, producción y ejecución del arte es una trabajo (no un pasatiempo) y hacerlo de acuerdo a los estándares de la Organización Internacional del Trabajo, a saber, bajo el esquema de trabajo decente.
  3. Establecer los beneficios de artista con sus peculiaridades propias: cuando trabaja para el Estado, para un empresario o si auto emplea.
  4. Crear un registro de artistas[1]

Hay mas puntos, pero es suficiente para la discusión. Y existen documentos y leyes de referencia. Así tenemos el art. 57 de la Constitución que plasma el derecho a la cultura y de su seno se desprende la protección y fomento a la creatividad del artista. Además hay países que ya han trabajado su respectivo “estatuto del Artista” que regula los puntos arriba señalados. Así tenemos:

Desde 1997 la UNESCO ha reconocido la importancia del artista en la sociedad y constantemente ha hecho llamados urgentes a los gobiernos para ''crear y facilitar las condiciones de trabajo favorables para la creación y el desarrollo del talento artísticos". Hay países que tienen exención de impuestos, beneficios previsonales, etc. Esto se ha hecho en una importante recomendación recomendación de la UNESCO. También estan la experiencia de Uruguay La propuesta en Costa Rica, chile:

Como sea, debe hacese “arte seguro”, esto es, asumir como verdad que el aplauso llena el alma del artista, y la seguridad social y un trabajo descente llenará su estómago y el de sus hijos. Sin duda este país está como está, paga mal la creatividad y sin embargo la evoca y la reclama. la seguridad social para los artistas no es un favor, no es una "ayudita", es una deuda del estado y un derecho de las y los artistas. Qué cosas.


[1] Artista según UNESCO oda persona que crea o que participa por su interpretación en la creación o la recreación de obras de arte, que considera su creación artística como un elemento esencial de su vida, que contribuye así a desarrollar el arte y la cultura, y que es reconocida o pide que se la reconozca como artista, haya entrado o no en una relación de trabajo u otra forma de asociación. oda persona que crea o que participa por su interpretación en la creación o la recreación de obras de arte, que considera su creación artística como un elemento esencial de su vida, que contribuye así a desarrollar el arte y la cultura, y que es reconocida o pide que se la reconozca como artista, haya entrado o no en una relación de trabajo u otra forma de asociación.


1 comentario:

Ricardo Hernández Pereira dijo...

Pero cuántos artistas más tendrán que fallecer para que algo como lo que proponés ocurra. Definitivamente no hay voluntad política, eso es evidente. Lo que da coraje es lo que ralmente se persive en el fondo del discurso: "tal vez", "quizá".

Lo de Rafa es otro gran lunar para el "gobierno del cambio"