domingo, febrero 14, 2010

Secultura




Tras la destitución de Breni Cuenca como Secretaria de Cultura y la incertidumbre que esto genera frente a la gestión de cultura –como política de Estado— vale la pena hacer algunas consideraciones.

Una de las primeras decisiones del nuevo gobierno fue sustituir al antiguo Consejo Nacional de la Cultura y el Arte (CONCULTURA) adscrito al Ministerio de Educación, por una Secretaría de Cultura (SECULTURA). Según el Reglamento Interno del Órgano Ejecutivo (reformado) las Secretarías del Presidencia son unidades de apoyo destinadas al servicio de la Presidencia de la República para el cumplimiento de sus atribuciones y funciones. A esta nueva Secretaría le corresponde hacer la política cultural entre otras funciones relacionados con la gestión de la cultura y el arte salvadoreño. (ver art. 53 f)

Aunque muchos celebraron el cambio de rango, es decir, de una dependencia desconcentrada del MINED a una “centralizada” de la Presidencia, el diseño por el que se optó, una Secretaría, tiene sus implicaciones en un sistema presidencialista. Con esto hago referencia a que las Secretarías –por reglamento— están diseñadas a servir a la presidencia y tienen poca independencia de gestión, decisión. Son instancias asesoras y su carácter “rectora” en la materia no aparece muy clara.

El segundo hecho relevante --respecto del nuevo gobierno-- fue el retraso en el nombramiento del funcionario o funcionaria que ocuparía el cargo. Fue penosa la puesta en escena de una “consulta” realizada a los artistas en un hotel capitalino y que fue retratada de forma circense por el faro.net y que comenté en un post. Tras este espectáculo, Breni Cuenca fue nombrada y presentada públicamente por el Presidente como la nueva Secretaria de Cultura un mes después tarde (a finales de junio) resaltando su cualidades académicas y experiencia.

De junio a la fecha no vi “arrancar” cambio alguno de esta instancia y en parte lo adevertía Cuenca en otra entrevista pues la parte operativa y presupuesta en el nuevo diseño institucional (las secretarías de la presidencia) debía ajustarse y al parecer.... no pudieron ajustarse bien.

Tener una política de patrimonio cultural, administrar espacios creativos (como las casas de la cultura en los municipios), fomentar el arte y tener una línea de apoyo a los artistas (renta de teatro, patrocinio de producciones) entre otras cosas es una competencia de Estado que no siempre se ha tenido clara en los objetivos (desde las pasadas administraciones).

Es que por una parte, las naciones tienen a defender, fomentar y proteger su identidad (en rasgos y expresiones); la población tiende a ejercer su derecho a la cultura (consumir espectáculos, contar con teatros, museos) y quienes hacen arte esperan contar con espacios para desarrollar y ofrecer sus obras. Al Estado no le corresponde hacer arte, sino facilitar el proceso creativo en las dinámicas y tendencias apuntadas.

Hasta la fecha nada de eso está claro en la Secretaría de Cultura de la Presidencia y tras los cambios de la semana pasada, habrá que esperar más para ver cual será la conducción o giro que este gobierno pretende dar en este ámbito.

En estos días las empresas mediáticas y periodistas han levantado el debate sobre la “libre expresión” ante una posible interpretación que está en manos de la Corte Suprema de Justicia respecto a la crítica periodística (concuerdo que penalizar es un retroceso) y se usa como argumento legitimador del periodismo el hecho que, la ciudadanía se hace uso de su derecho a la libre expresión (acceso información y expresión de ideas) gracias al trabajo periodístico. Esto porque nos informamos y expresamos a través de estos mediadores de la palabra.

Algo así sucede con este tema. La población tiene el derecho a la cultura y para hacerlo efectivo el Estado facilita una parte, de ahí la importancia de las casas de la cultura en los territorios y que tienen un lugar muy significativo en la vida de las localidades. Y por otra parte, los gestores de cultura y los artistas requiren de dinámicas, espacios o vitrinas para mostrar lo que hacen. El Estado facilita estos requirimientos o los fomenta (mediante la política de administración de teatros, patrocinio de festivales, etc.)

El barco fantasma llamado Secultura, cuya tripulación va saltando al agua es importante para la población y para los artistas. Hay una agenda pendiente que no se concreta y que no debe estar al servicio de una presidencia sino de la población. Cuando la ambiguedad se ofrece como explicación florecen las conjeturas. Si bien, es legal que un Presidente alegue falta de confianza para destituir a los funcionarios de confianza, no es ética la falta de transparencia sobre las razones de la destitución. Ojalá y esas conjeturas no tengan razón, pues de ser así la cultura y el arte deberán esperar otro cambio y mas tiempo...

7 comentarios:

Ixquic* dijo...

Yo tengo un punto desde la perspectiva legal institucional: no debió crearse una secretaría de cultura en los terminos de ese reglamento citado. Pues el ramo cultural no debe estar al servicio de la Presidencia, ni de forma tan centralizada. Se requiere de una dinámica que imprima un rumbo claro, lejos de la politiquería y de estar al servicio de una personalidad...

observo una tendencia a la centralización, al culto a la cúspide...

El-Visitador dijo...

Je je.

Ya yo lo dije antes: "aquellos salvadoreños quienes crean que con más burocracias resolverán sus problemas personales [en éste caso la cultura], terminarán con más burócratas, pagarán más impuestos, y acabarán con los mismos problemas de siempre."

Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen; y a quien por su gusto muere, aunque parado le entierren.

Mi sugerencia es que en vez de elevar el rango de CONCULTURA, se le debió haber disuelto y privatizado los pocos activos que tiene, incluyendo los teatros, zoológico y museos.

chishi dijo...

Sostengo mi tesis de que funes es el presidente mas debil de las ultimas tres decadas porque, primero, hacia dentro de su partido es un forastero ideologico e historico. Esto implica una preocupante falta de influencia de cara a las estructuras politicas de base y la fraccion legislativa, las cual no vam a apoyar automaticament el proyecto politico de la PResidencia. Quizas hasta van a proceder como saboteadores. Preocupa que ultimadamente, este proyecto presidencial puede no existir ya que no hemos visto ningun plan de gobierno aun.

Segundo, esta es la presidencia mas debil en tres decadas porque funes es, hacia dentro de su gabinete, un mandatario respetado a medias, ya que entrego las areas politico territoriales del gabinete al control de funcionarios leales al partido y no leales al proyecto (por ahora inexistente) de la Presidencia.

Asi las cosas, funes tiene un reducto politico minimo bajo su control. Las areas economicas que funes controla dentro del gabinete no son suficientes para tener un proyecto presidencial bajo las realidades de limitaciones fiscales y de politica monetaria dependiente (dolarizacion) que tiene el pais, y que limitan la habilidad de la presidencia de resolver inflacion y emitir subsidios. Por estas razones, el impacto sobre el bienestar economico de la poblacion no le asegura apoyo suficiente de la poblacion, como para nivelar la perdida de poder dentro del gabinete en las areas politico-territoriales.

Asi las cosas, vemos al vicepresidente, diversos ministros y diputados enfrascados en un circulo vicioso de contradecir la voluntad y politicas presidenciales continuamente, siendo reganados publicamente por el mandatario, reconociendo de palabra la majestad presidencial y posteriormente reincidiendo en contradecirlo cuantas veces quieran, para desarrollar el circulo vicioso una vez mas. En algun momento funes se cansara de retarlos en publico, porque ellos no se cansaran de retarlo a el, ultimadamente nunca se cansaron de retar al estado, alzados en armas, durante tanto tiempo que duro el conflicto.

Asi las cosas, funes eleva la importancia de aquellos que en su reducto le son fieles y busca controlar los pocos espacios que cree tener bajo su tutela. Etonces, tenemos una primera dama sobredimensionada, casi al estilo de la chayo de ortega, y unos secretarios privado y juridico convertidos en verdugos politicos de los funcionarios MENORES del gobierno que pertenecen al fmln, que desafian al presidente, y a quien funes puede remover sin mayor conflicto con el fmln, como breni cuenca.

Incidentalmente, cuenca ha declarado claramente sus preferencias al decir que ella es "comprometida", y todos sabemos que implica ello en cuestion de lealtades bajo el esquema de la presidencia actual. Que si breni cuenca era idonea o no para el cargo, no importa para el analisis de la situacion actual, pues esto ha sido cuestion de relaciones de poder y no de habilidades tecnicas. Esto es cosa de una presidencia debil que desea imponer ejemplos, no buscar chivos expiatorios, y que desea parapetar sus reducidos espacios de poder, y no desea demostrar poder, pues no lo tiene como deberia, ni lo tendra durante todo su periodo presidencial, lastimosamente.

Tian Cien dijo...

Para contestar a tu comentario Ixquic, màs que a tu artìculo. Muchos, pero muchos paìses, lo que tienen es un Ministerio de la Cultura. Y personalmente creo que asì tiene que ser. Sin embargo, en lo de la independencia de la politiquerìa, tienes toda la razòn. Pero esa independencia se puede lograr bajo la presidencia de alguien responsable, lo que, aparentemente, no parece ser el caso. La independencia depende de quien te la otorga y como te la otorgan. Sino, cada quien por su lado y todo confuso.
Querìa también señalar que Breni Cuenca dijo en su ùltima conferencia de prensa que elle creìa en ese cambio (CONCULTURA-SECULTURA y tarde o temprano lo que hubiera sido el Ministerio) y que eso habìa sido lo que le habìa dejado entender nuestro señor presidente, pero, agregò, no fue asì y hoy lamento el hecho que haya existido ese cambio. Mauricio logrò la proeza de asquear a muchos representantes de la cultura que CREÌAN en esta nueva Secretarìa. Hoy se organiza la resistencia para que el proyecto se lleve a cabo, con o sin ella.

chishi dijo...

Tian Cien escribe:

"Hoy se organiza la resistencia para que el proyecto se lleve a cabo, con o sin ella" (sin la breni cuenca).

Yo pregunto, mas entretenido que preocupado, si en ralidad se esta organizando una Resistencia por un despido????

Sera que, en terminos de intereses sectoriales el descontento con funes es casuistico y reactivo, y por ende se esta gestando la organizacion de una "resistencia"???. Me parece que talvez, y que exageradamente se llama resistnecia a la frustracion.

O Sera que a Carolus Mauritius Imperator Maximus merita montarsele una resistencia por tirano??? lo dudo, por ahora. Mas me parece que la polarizacion de nuestro pais se esta expresando no solo en los polos de derecha e izquierda, sino tambien dentro de la izquierda misma, donde la pureza ideologica esta cuestionando la advenediza y desideologizada izquierda de los amigos de funes, los amigos del cambio, o de quienes sean los adeptos al no existente proyecto politico de funes.

Y claro, en esta izquierda salvadorena, aun liderada por los que crearon cinco facciones dentro de un solo Frente, con diversas tendencias y acostumbrada como esta a la division celular de la ex-guerrilla, donde todos eran un micro territorio a defender, en esta izquierda salvadorena, inbuida como ha estado siempre de una hipersensibilidad politica expresada por slogans politicos dramaticos y faciles, en esta izquierda salvatrucha parece que es bien posible hablar de organizar una resistencia contra la primera presidencia de izquierda, por el despido de una funcionaria.

Sera verdad que los polos opuestos se atraen? De ser asi, podemos ver que un efecto deconstructivo estructural se esta experimentando en los polos politicos de nuestro sistema luego de la llegada de la izquierda al poder, y ese efecto se siente paralelo en la izquierda y la derecha.

Como? pues La derecha entro en shock luego de su derrota, se esta peleando entre sus facciones, pero se encuentra tratando activamente de recomponerse por haber perdido la carrera presidencial. Mientras tanto, la izquierda se ha confundido luego de una victoria no revolucionaria ni ideologicamente pura, y sus facciones se estan peleando con su primera Presidencia a la cual ven como ideologicamente impura, y en ese esfuerzo de lucha, la izquierda se esta descomponiendo ante los ojos del publico.

Paradogicamente, ambos polos politicos pueden salir unificados internamente de este tramite paralelo por el que estan pasando. Pero mientras la derecha saldria quizas unida y consolidada ideologicamente evolucionando hacia un centro; la izquierda que se peleo con su presidente habra puesto en evidencia sus pleitos e inconsistencias internas ante el electorado, asi como habria evidenciado tambien la ultra division sectorial que existe en ella, y como resultado de la pugna de poderes, la izquierda puede radicalizarse en un devolucion politica que solo beneficiaria a los mas dinosaurios neo chavistas del fmln.

Como sea que termine el tramite, es solamente otro sintoma de la inmadurez de nuestro sistema politico y de la necesidad de un relevo generacional a todo nivel politico.

Anónimo dijo...

No dudo que lo dicho por Breni sea cierto, no porque confíe en su palabra (no la conozco) sino porque es casi impensable que alguien medianamente sensato invente que la presionaron para quitar a un funcionario y poner en su lugar a un amigo del presidente y que la primera dama pedía para su feudo la orquesta sinfónica juvenil del CENAR (que bonitas las visitas de campo con fondo musical, seguro ya tiene listas las partituras de samba y bosanova).
El desmentido de la primera dama y el de Capres solo me confirman la veracidad de lo dicho por Breni Cuenca. Si esta presidencia suele ser escueta en sus comunicaciones, la primera dama apenas y ha dicho Feliz Navidad, tanta elocuencia sorprende.
Creo que no se nos ha explicado suficientemente la decisión del presidente. Podemos agarrar una sillita para esperarlas porque no creo que nos digan más. Es parte del estilo de gobierno. Pueden nombrar a ¿¡Rolando Reyes?¡ (oh con estos vientos de cambio podemos elevar piscuchas), pueden nombral@ mañana o dentro de un mes o nunca, pueden hacer lo que se les de la gana ¿tenemos alguna manera de impedirlo?
Me sorprende que los artistas (como uno de los componentes del sector cultura), que han hecho del a crítica, del cuestionamiento de la inconformidad materia fértil de su trabajo simplemente no tengan voz, sean tan dóciles para ocupar un término daltoniado. Frente a tanta mansedumbre lo único que podemos esperar es justo lo que el presidente y su esposa están haciendo.
Para el show, circo, elección que propuso CAPRES antes de nombrar a Cuenca, todos reaccionaron el internet se saturó de comentarios, postulaciones, consignas, muchos fueron puntuales al hotel, aunque sea para indignarse, todos tenían opinión. Lo triste es que había opinión y revuelo porque el enfrentamiento era de unos contra otros, de iguales contra iguales, ahora que hay que enfrentar al poder, todos miran para otro lado y simplemente se le cede al presidente la potestad absoluta e incustionable de decidir sobre nuestro destino caprichosamente.

Ixquic* dijo...

EV, solo te puedo decir "hola"...lo demás es cuento viejo. No pensamos igual.

***
Chisi, interesnte reflexión del juego del poder, alineamientos y roles en el gobierno o fracciones de gobierno actual.

***
Tian Cien,

Bienvenido o bienvenida a este espacio.

Yo se que muchos países tienen el ramo de cultura con un rango ministerial. No me inclino por un "nombre o forma especifica". A lo que pongo atención es a los arreglos institucionales, es decir, al conjunto de componentes que aseguren la gestión cultural.

Revisé el reglamento interno del organo ejecutivo, reformado por Funes, y noto que las Secretarías tienen un perfil de servicio a la presidencia y noe stan en la logica de la distribución funcional del Estado (salud, educación). Además que las secretarías son un manojo de enrredo en el que no sé porque la cultura deba estar allí.

lo que me preocupa es la visión que se tenga o parece que se tiene. Personalmente, creo que se dio un paso atrás. Se podía desconcentrar más a Concultura, pero fortaleciendolo o bien, se podía hacer un ministerio con roles muy especificos.

***
anónimo, pues si elevemos piscuchas con los vientos de cambio...

Ojalá que las y los artsitas organizados o no, tengan claridad en función de la cultura y no de proyectos politizados.

saludos!