martes, septiembre 29, 2009

Justicia pendiente

Hace mas de un año me dedicaba en este blog a discutir con algunos lectores sobre la necesidad de exigir verdad y justicia frente a casos de la pasada guerra en este país. Llegué a tener cansancio mental, pues encontré más resistencia que coincidencia. Sin embargo no me convenzo de lo contrario.

Leo la entrevista del elfaro.net de la señora Guadalupe Mejía y me doy cuenta que esta sociedad es así, siempre habrán personas prácticas que creen que tienen el derecho de decidir que hacer con los derechos de otros y entonces no ven la necesidad de que las víctimas de la guerra tengan justicia y por otro lado siempre habrá víctimas dispuestas a pelear sus derechos.

Habrá que ver como obra en consecuencia el partido de gobierno en este tema.

"hay mucho por hacer porque nosotros todavía tenemos el problema de la desaparición forzada. Hay muchas madres, son más de 10 mil desaparecidos que son los que están en el monumento. Son más de 10 mil, pero no son todos. Son más. Las madres están esperando, quieren saber qué paso. Entonces no podemos decir que está todo tranquilo, porque hace falta la justicia, hace falta la verdad y la reparación."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El punto es a estas alturas más ético que jurídico, pero en algunos aspectos depende mucho de la voluntad de las víctimas o sus familiares. Es discutible que sean más de 10,000 desaparecidos, la cifra alta comúnmente aceptada es de 7,000. En fin, si 7 ó 10 no interesa, son muchos al fin, pero de éstos, ¿Cuántas familias quieren un juicio para los captores?
Por lo que he visto una minoría. Hay que dar vuelta a una página y hay algunos pocos que no quieren, quizá porque ética y jurídicamente hacen una exigencia legítima, más no conveniente.

Anónimo dijo...

Pues es ético y es jurídico. Nadie en en este país abrirá causas penales contra los violadores a los derechos humanos.
Antes porque eran ellos los que estaban en el gobierno y ahora también, aunque los rostros del gobierno hayan cambiado. Nadie se va meter solito a la cárcel ni va a facilitar que juzguen a sus iguales.
Tendremos que esperar una nueva generación de gobernantes que no tengan culpas que esconder en el armario. Entonces se harán esos juicios, claro los violadores estarán tan viejos que serán absueltos en el mismo juicio.
Esa es nuestra realidad, yo ya dejé de esperar esa justicia por lo menos ahora, algún dia llegará, solo espero que no sea a San Pedro a quien le toque impartirla.
En este país, si no me equivoco, el único que reconoció parcialmente las violaciones que cometió durante la guerra fue Joaquín Villalobos, el más odiado de todos los comanches. A más de él creo que todos, de un lado y otro asumieron demencia y voltearon para otro lado con la esperanza que el tiempo que todo lo termina por sepultar tras toneladas de olvido les hiciera el favor. Y parece que hasta el momento van ganando la batalla, nos gobernaron por 20 años, muy campantes ellos y por el momento nos han gobernado por cuatro meses los otros, también campantes ellos.