domingo, julio 12, 2009

interesante Extracto

Honduras: El golpe de las élites

JOSé LUIS SANZ

El pecado de Manuel Zelaya, el presidente de Honduras que fue derrocado el 28 de junio, no fue su pregonada intención de gobernar para los pobres ni las ilegalidades que le atribuyen sus adversarios. Voces de ambos bandos coinciden en que lo perdió su afán de confrontación con la élite política y empresarial de su país, pero sobre todo el intento de llamar a una asamblea constituyente, lo que suponía poner en riesgo el equilibrio cómplice negociado entre los dos principales partidos del país.

TEGUCIGALPA.- El 25 de junio de 1975 un terrateniente de la región ganadera de Olancho y un destacamento militar detuvieron a 14 campesinos, sacerdotes y estudiantes que se dirigían a una manifestación sindical en Tegucigalpa. Los torturaron, asesinaron y sepultaron en un pozo que después cubrieron de tierra con tractores. El lugar preciso de la ejecución se llama Los Horcones, y el terrateniente era José Manuel Zelaya.

Se trataba del padre de Manuel (Mel) Zelaya, a quien un grupo de soldados sacó de su cama y expulsó a Costa Rica el pasado domingo 28; el padre del presidente que ha sido depuesto porque, según él, quería acabar con los privilegios y gobernar para los más pobres de su país.

"Mel proviene de una de esas familias dominantes desde los tiempos coloniales, de las que les dijeron: este valle es tuyo con todos sus indios", dice el empresario Adolfo Facusse, amigo suyo y presidente de los industriales hondureños. Precisa: "Y la matanza de Los Horcones es un pecado que él ha andado cargando aunque no sea suyo. Tal vez eso le ha creado más conciencia social".

Zelaya llegó a la política nacional en 1985 con cartas de cacique rural y en 2004 se hizo de la candidatura a la presidencia de la república por el Partido Liberal. No era el favorito, pero al año siguiente le ganó a Porfirio Lobo Sosa por estrecho margen en las elecciones con mayor abstencionismo de la historia de Honduras. La derecha celebró, como hace siempre desde 1981, año en que se restituyó la democracia en el país.

"En el fondo aquí lo que hay es un solo partido de derecha con dos banderas", dice Miguel Cálix, analista y exdirector de la fundación Friedrich Ebert en Honduras. Para él, las banderas liberal y nacional están condenadas a la alternancia y se complementaban por la vía del pacto.

Al respecto explica Omar Ribera, que hasta el día del golpe fue asesor del gabinete social de Zelaya: "Nunca hay una mayúscula diferencia entre las cúpulas de ambos partidos. Las tensiones son siempre internas".

Facussé trata de trasladar ese clima de concordia al mapa tradicional de las relaciones socioeconómicas en el país: "Ha habido siempre tranquilidad, mucha comunicación y diálogo. Sin contradicciones, sin extremos... Nunca hemos visto a los trabajadores como enemigos. Nacieron como aliados nuestros. Pero los polarizó Mel".

Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1706 que empezó a circular este domingo 12 de julio.

tomado de acá

3 comentarios:

El-Visitador dijo...

«En el fondo aquí lo que hay es un solo partido de derecha con dos banderas»

Proceso es una revista sesuda pero que como buen vehículo para literatti mejicanos no puede dejar de tener su sesgo de izquierdas que es intrínseco en aquel país.

Dicho en otras palabras: es buena, pero hay que saber discernir lo que allí se lee.

Por ejemplo, con respecto a lo citado arriba, sólo te recuerdo: Honduras: NO HAY - El gobierno ha estado metiendo su mano peluda, lo cual, por supuesto, genera escasez

¿Qué gobierno de derecha nacionaliza la propiedad privada de las petroleras internacionales, resultando (predeciblemente) en desabastecimientos?

El gobierno de Honduras es mercantilista y socialistoide. ¿De derechas? Sólo si el en el punto de vista de uno Pol Pot es izquierda, Castro centro, y entonces por definición el resto del planeta es "de derechas".

Solavá dijo...

La frase que a mí más me llama la atención es esta: "el intento de llamar a una asamblea constituyente, lo que suponía poner en riesgo el equilibrio cómplice negociado entre los dos principales partidos del país".

De derecha o de izquierda, ese equilibrio cómplice sí parece existir. El partido de Zelaya tiene mayoría en la asamblea de Honduras y por mayoría la asamblea decidió castigar a Zelaya. Igual con la Corte Suprema.

Por cierto, tomando en contexto la información familiar que aparece sobre Zelaya en este artículo tiene más sentido la extraña noticia que ahora está circulando: de que el hijo de Zelaya está vinculado al narcotráfico.

Es un culebrón todo esto. Con Guatemala y Nicaragua hacemos la trama para otra telenovela colombiana... el Cartel de los Renacuajos.

chishi dijo...

Las lineas oficiales de ambos bandos proclaman la culpabilidad del otro y la santidad de su propio campo en esta tragicomedia del golpe.

Pero a mi me parece que ambos bandos estan pisoteando y/o ayudando a pisotear las instituciones democraticas, que ya de por si estaban en el suelo de la encerrona de toros de la historia centroamericana, pero no habian sido corneadas todavia. Eso acabo y las instituciones y las credibilidades democraticas de TODOS los involucrados estan sufriendo a raiz de esta situacion.

Los golpistas se amolaron por golpistas.

Zelaya et alia? se amolaron por permitir la intervencion de los suramericanos que han prestado aviones, pilotos militares y subvertido la soberania hondurena y centroamericana. Pero zelaya se va a comprometer aun mas con la violacion de la soberania de su democracia, porque esta a punto de comprar a los militares hondurenos con las maletas de dinero aceitoso que le estan siendo facilitadas para ese fin.

Proximamente, los militares hondurenos van cambiar de bando.

Y esa va a ser el verdadero retroceso historico democratico, no porque cambien de bando, sino porque lo van a haber hecho, como lo hacian en los 80, por via de dineros malhabidos y peor gastados.

Cuando los miliches hondus contribuyeron a sacar a zelaya del poder lo hicieron, al menos formalmente, escudados en el mandato de corte suprema y congreso. Ahora que lo devuelvan al poder, lo van a hacer aceitados por dineros foraneos.

Y asi comenzara la cadena de compra de fuerzas armadas en Centroamerica. Lo cual si sera un enorme retroceso, pues por casi dos decadas se habian mantenido al margen de la poltica, en ausencia de lubricacion monetaria.

Hey Mister Tally Man, Tally me banana..............

Welcome to the new Democratic Banana Republic.....jjajajaj