viernes, noviembre 07, 2008

La piedra y Caín

¿Porqué Caín mató a Abel? ¿acaso fue un impulso? ¿lo hubiese matado si esa piedra no se hubiera atravesado en su camino? El ser humano creó las penas para castigar sus malos impulsos, especialmente porque siendo un ser racional puede distinguir entre lo correcto e incorrecto y controlarse. ¿Qué puede una pensar despues de leer hechos tan trágicos como el siguiente:

"Un odontólogo fue asesinado hoy con varios impactos de bala cuando intentaba evitar que un conductor de un vehículo particular, que minutos antes había atropellado a una menor de 15 años, huyera. El percance se registró en la calle Lara del barrio San Jacinto, al sur de San Salvador.

El fallecido fue identificado como Marcos Antonio Galdámez Chacón, de 36 años, que recibió dos impactos de bala en la cabeza.

Agentes de la Policía Nacional Civil detuvieron, minutos después del tiroteo y a pocas cuadras del lugar, a Lucas Jeancarlos Canossa Carbonel, de 28 años, que conducía el vehículo placas P 734-544.

De acuerdo con el relato de los agentes policiales, minutos antes del homicidio, el detenido atropelló con su vehículo a Esmeralda Guadalupe Martínez, de 15 años de edad, quien cruzaba la calle Lara. La menor quedó tendida sobre el asfalto, y el conductor se dio a la fuga.

A pocos metros del lugar se encontraba estacionado Galdamez Chacón, que fue testigo del accidente, por lo que inició una persecución contra el conductor que había lesionado a la joven.

Después de intentar darle alcance por las calles del barrio San Jacinto, Galdámez denunció el hecho en el puesto policial ubicado en la zona.

En el recorrido de regreso a la calle Lara, muy cerca del lugar del accidente, el odontólogo se encontró con el vehículo que había lesionado a la joven, lo persiguió e interceptó unas cuadras adelante. Como respuesta, el conductor de ese automotor sacó una arma de fuego calibre 45 y le disparó en la cabeza.

“Fueron dos impactos de bala, uno de ellos le cayó en la cabeza, lo que le causó la muerte instantánea a la víctima”, describió un agente policial.

Según los testigos del hecho, Canossa Martel estaba muy nervioso después del accidente.

“No esperó que le dijera nada el señor del otro carro, él sólo sacó el arma y le disparó”, dijo un testigo.

Canossa Martel intentó huir nuevamente del lugar, pero una patrulla que circulaba por la zona lo capturó. El detenido dijo que estaba siendo perseguido por delincuentes.

Martel será acusado del delito de homicidio en perjuicio del odontólogo, y lesiones culposas en perjuicio de la menor atropellada.

***

Las piedras de ayer, son las pistolas de hoy.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya me imagino a este niño bonito racing en su subaru imprezza creyendose muy machito con su pistolita que papi le regaló. Hoy si la cago el prepotente. A la carcel por culero, comunista y asesino.

Anónimo dijo...

La biblia dice que Cain mató a Abel con la "quijada de un burro" , no una piedra.

Aldebarán dijo...

Manejar un vehículo automotor es una responsabilidad grande, llevas una maquinaria que puede ser mortal, capaz de segar vidas. Imagínate si le sumas el llevar un arma de fuego al cinto.

¿Realmente educaron sus padres a este muchacho?