miércoles, septiembre 10, 2008

Corrupción operativa

La Alcaldía de San Salvador utilizó la figura de la conseción para darle a una empresa privada la tarea de control de parquímetros de la ciudad y no les ha funcionado. Lamentable porque tenemos problemas de parqueo en esta ciudad. He visto --cerca de la Escuela Nacional de Danza-- unos que no sirven y de ahí que imaginaba que tal conseción ya no estaba vigente. El Estado no debe dejar que los parásitos se le peguen. Eso es corrupción operativa (es decir, en la que se incurre cuando no cumplis los fines asignados y hay de por medio plata pública y necesidad pública)

Ayer salió el Director del CAM, molesto, porque según él la empresa impone multas y sus agentes utilizan los distintivos del CAM que son de uso exclusivo de este. Es decir, particulares que se disfrazan ilegalmente de fuerza pública para multarte. Es grave, cualquiera puede decir "soy fuerza pública" y sacar ventaja de eso.

No solo es un tema de ineficiencia de la empresa reflejada en la falta de parquímetros o funcionamiento de éstos, lo peor es que tolere esa arbitrariedad. Supongo yo, que estas cosas deberían dar pie a la revocación del contrato, más que esperar a diciembre y no renovarlo como dicen los concejales. Ilógico no?

esta es la nota.

1 comentario:

GioSV dijo...

Otra de las malas decisiones de nuestra alcaldía capitalina.

Y no me refiero a la concesión, sino a haber puesto parquímetros en primer lugar hace años.