martes, septiembre 09, 2008

Baja des honrosa

Leí un buen reportaje en elfaro.net, me resulta útil por la cantidad de explicaciones que provee sobre el interior de la Policía y la salida súbita de Francisco Rovira. Muchas cosas se dicen de este señor: que construía un súper gimnasio en el Castillo (cuartel central), que tenía mas de una decena de hombres cuidándolo, que le subió al gasto personal en detrimento del policial. Supongo y espero que las cosas se manejen de forma transparente.

Es casi deducible que a este señor lo renunciaron por sobradas razones, la corporación iba de mal en peor en la medida que éste --sin saber nada-- estaba desmontando los avances que se lograron con la corta gestión de Avila. En un par de meses había hecho 25 cambios de jefaturas, contradiciéndose...había dicho que mantendría las jefaturas de su antecesor. Para colmo, nos puso un acosador en la capital. Cuando se le entrevistaba, daba unas respuestas que ponían en evidencia su desconocimiento y falta de lógica (aquí un ejemplito en el que habla de la seguridad privada como solución). Al poco tiempo, era evidente que tenía problema con las asesorías, imaginaba que había contratado ignorantes en la materia como él pero nunca imaginé que se había hecho de hábiles asesores expertos en crimen.

Por eso me gusta la nota que cito, porque va dando algunas pistas. Además que pone al descubierto los grandes desaciertos de algunos ex directores como Meneses. No sé quién será la fuente del periodista, se dice ex funcionario de la Corporación. El punto es que tiene un buen manejo de cómo está estructurado el poder al interior de la policía: "El problema de la PNC es que su esquema jerárquico tiene toda una generación de mandos superiores en los puestos claves. Abajo, dos generaciones más de subcomisionados y comisionados buscan ascensos y ocupar esos puestos. Es una ambición normal cuando se hace carrera policial… el problema es que en la policía faltan años para que ese proceso se vea como normal y no como una cuestión de egos y envidas”.

Ahora la Policía tiene otro director al que se le adjudica un liderazgo natural y cuenta con la venia de los empresarios. Tobar Prieto ha anunciado ya que la auditoría hecha a Rovira ha finalizado, pero que no puede hacer público el informe. ¡que carajo hombre! ¿es por esa ley de CC? eso debe derogarse!
También hay aquí una entrevista con Tobar Prieto y habla de sus retos, más la apuesta de los ascensos ya que como bien señala "en una policía que no tiene muchos recursos sirve de motivación el ascender"...yo se de policías que en tiempos libres son taxistas o trabajan en transporte de carga, otros piden permiso y se van mojados a EEUU, regresan con dinero y siguen en su labor.
Es innegable que en el seno de la policía hay fracturas por varias razones y gente queriendo ascender. Ojalá que este asunto se maneje de forma inteligente considerando que el actual director es parte de una de las fracturas. Hay que poner los ojos en nuestra Policía.
Ya no mas bajas des honrosas!

No hay comentarios.: