martes, septiembre 16, 2008

ah! Libertad

El país celebró ayer sus 187 años de vida soberana, celebración que realizó con un concurrido y colorido desfile por las calles de San Salvador, además, las autoridades se sumaron en un acto político en el que el Presidente Saca nos dirigió un mensaje. Esta conmemoración, esencialemente patriótica, tiene como finalidad celebrar la independencia.
Pero, dado el contexto electoral que vivimos, la tendencia discursiva del Presidente colgó algunos mensajitos inadecuados para la ocasión. La escena era ésta: El Presidente Saca, frente a miembros de otros órganos del Estado, medios de comunicación y teniendo como escenario la histórica Plaza Libertad dijo emocionado que la libertad se conquistó con sangre, con penurias y calumnias (...) En realidad el mandatario tiene razón, porque al país le costó vidas y daños materiales (guerra fraticida) para poder vivir en libertad.
Luego, hizo un llamado: "cerrar filas por un El Salvador libre y democrático" como si el país estuviese a las puertas de una guerra de ocupación. El Salvador está cerca de la celebración de elecciones presidenciales, legislativas y municipales.
Lo malo no es que el señor Saca, miembro de un partido crea lo que dice y necesite hacer notar la advertencia, ni es malo que muchos le tomen la palabra. Cada cual con lo que estime conveniente. Pero cada cosa en su lugar.
Los mensajes electorales tienen por ley su espacio mediático y existe libertad para ello, pagás un spot y listo. Lo que no debe ocurrir es que se utilicen espacios oficiales con audiencia garantizada y sacar provecho para favorecer electoralmente a un partido político. Es un abuso. Además no es correcto que se envíen mensajes de advertencia a la población bajo la investidura del máximo cargo público del Estado.
La libertad radica también en el pleno ejercicio del pensamiento y elección. Si se elige mal, pues a cargar las consecuencias, pero nadie necesita papalotas negras con avisos del más allá. El respeto real de las libertades pasa por no abusar del poder del Estado y no tener que soportar mensajes temerarios.
Si ARENA tiene un mensaje claro, que lo muestre y firme como tal, está en su derecho (si lo ejerce como la ley lo establece). Los cargos públicos merecen respeto y buen uso.

1 comentario:

Soy Salvadoreño dijo...

Decirle al presidente Saca que respete la figura presidencial y que no sea partidista es como decirle a una vaca que no rumie o a un cerdo que no se enfangue. Está en su naturaleza.
Este periodo presidencial sera recordado como uno de los peores, y en parte lo sera, porque ni el mismo presidente se dio cuenta que un funcionario elegido debe aspirar a trascender como politico y convertirse en un estadista.

Saludos