viernes, septiembre 12, 2008

35 vueltas al sol desde entonces

Chile ha podido prosperar en lo político, en lo económico, en lo social. Y ha enfrentado el pasado, lo sigue haciendo, por etapas y van caminando.
ver nota

1 comentario:

GioSV dijo...

Me dan envidia los chilenos.

Y yo que conocí a un chileno que quería quedarse a vivir en El Salvador, le repetía casi siempre que lo veía, ¿por qué El Salvador, aquí somos mal educados, incultos, un país contaminadísimo, con alta criminalidad, con políticos deprimentes, sin mucho futuro económico la verdad? Algo diferente al panorama chileno, un país con una economía pujante, menos contaminado y con menos delincuencia, con gente más educada y culta, con políticos responsables, una democracia consolidada, actualmente una nación de segundo mundo y con un futuro promisorio para ser del primero. Su respuesta era, con ese acento típico de por allá, "no sé, simplemente me gusta y quiero vivir acá". Mi amigo chileno, un ingeniero con especialización en explotación minera (algo que acá no existe), renunció a su trabajo en Chile y se vino a Guanacolandia con una promesa de empleo de una universidad muy conocida por todos, resulta que las autoridades de esta "honorable" alma máter no cumplieron con su palabra y como decimos en buen salvadoreño dejaron silbando en la loma al chileno, desde ahí se veía nuestra pobre calidad como país.

En lugar de desilusionarse, pues se puso a buscar trabajo, y creo que no es sorpresa para nadie pero resulta que no encontró, ¡qué raro en este país! Bueno en realidad sí le salieron un par de ofertas pero con salarios malísimos, ¡qué raro en este país! No pudo más y es que no podía seguir viviendo del aire (tan puro que respiramos gracias a nuestros amigos los buseros), así que re-emigró (¿existe esa palabra?) a tierra andina, y desde allá me escribe que todo le va bien. ¡Qué bien por mi amigo el chileno! ¡Y qué bien por Chile!