domingo, julio 13, 2008

¿Justo?

En marzo de este año la noticia de un asesinato conmovió a mucha gente. Un pandillero --menor de edad-- mató a su hija, la que murió al sufrir una serie de golpes en su cabeza.
En el reciente juicio realizado, un testigo contó que la bebé fue tomada por el pandillero, quien estaba enojado, la llevó al interior de un cuarto donde le quitó la vida. Al parecer (Según versiones de la Policía dice el periódico), el pandillero tomó a la bebé de los pies y la contraminó contra una piedra hasta la muerte. En el acto, el sujeto agredió a madre de niña también y este maltrato tenía antecedentes.

Al pandillero los mismos tíos lo pusieron a disposición de la policía al enterarse de lo que había hecho.
El viernes pasado este pandillero fue condenado --por el Juzgado Tercero de Menores-- a cuatro años de internamiento por el homicidio de su hija, más tres años de libertad asistida (bajo control estatal).
En la justicia juvenil la pena máxima es 7 años. Por tratarse de un menor de 18 años se le aplica este régimen, el pandillero tiene 17 años, uno más y será "adulto". Si ya tuviese esa edad y hubiese cometido ese delito le hubiesen dado 30 años. Así han juzgado a mujeres como lo relaté aquí.
4 de prisión, a él. 30 de prisión, a ella. Ambos hechos en circunstancias bien diferentes y discutibles.
Siempre he creído que en el sistema de justicia juvenil debería tener las mejores condiciones para rehabilitar. Los jueces de asistencia de medidas a estos jóvenes dice que no las hay. Entonces ¿cuatro años corregirán a este pandillero que mató a su hija de esta manera? ¿saldrá peor o mejor? Porque en teoría este sistema es para rehabilitar a personas que por su edad, son rescatables, rehabilitables. Pero si en la práctica no hay como hacerlo de verdad (con verdaderos programas) y los jueces lo saben ¿porqué dar cuatro años a un hecho tan salvaje? era una bebé la víctima. ¿Dónde está el sentido común?
Las leyes y la realidad son ajustables entre sí. Todo depende del aplicador.

8 comentarios:

Soy Salvadoreño dijo...

[Comentario ironico]
Quizas habria que pagarles un fin de semana en un hotel de playa todo incluido a diputados y jueces y explicarles durante uno de los almuerzos el concepto de menores juzgados como adultos para evitar sentencias ridiculas como estas.

chishi dijo...

Rehabilitarlo?

Hay personas que estan mas alla de eso.

Este es uno de ellos.

Tomar un bebe por los pies y destrozarle el craneo urdiendolo como si fuera una raqueta de tenis o un bate no es propio de alguien rehabilitable.

Seamos sinceros con nosotros mismos y con las victimas, o entreguemonos a la compasion de los bobos y hagamos cola para que este individuo, despues de los cuatro de "rehabilitacion" nos haga lo mismo a nosotros y/o a nuestros seres queridos.

Rehabilitarlo? no es una pregunta sobre si el sistema alcanzara a hacerlo. Es una cuestion que no es necesario intentarlo. No con ese animal mata bebes, que por ser menor de edad no es menos animal.

Sorry por la crudeza del comentario, pero este y los bestias que violaron a la bebe hace unos meses me hacen arder de rabia.

Y espero que el periodo de "rehabilitacion" de los tres incluya, por designio del karma, un trato equivalente al que tuvieron con sus victimas, por parte de sus compas de celda.

Saludos

El-Visitador dijo...

Pues... más o menos de acuerdo con el comentario de SoyS, pero, en realidad...

... éstas absurdeces es lo que se gana con andar teniendo leyes suizas "para menores."

Quienquiera que mata a cualquiera a golpes contra la pared es un criminal salvaje. Si fuésemos un país civilizado, fusilaríamos al criminal. Como no lo somos, lo dejaremos que viva entre nosotros.

GioSV dijo...

Desde que se impusiera la dichosa ley del menor infractor (cuando yo era aún un adolescente), estuve en desacuerdo porque no es acorde con la realidad de nuestro país.

Buena parte de los delincuentes y mareros son menores de edad y esta ley lo que hace es garantizarles tranquilidad ya que las penas son blandas (si es que se les llegan a aplicar).

La verdad es que estos desalmados aunque supieran que les darán 60 años de cárcel, seguirían cometiendo sus barbaries porque en su filosofía de vida pasar por prisión es parte de lo esperado, no es algo que les genera del todo temor, a lo sumo quizá incertidumbre.

Los menores de edad deberían ser penados como adultos cuando los crímenes hayan sido analizados por expertos quienes determinarían el perfil psicológico del delincuente y si su accionar fue totalmente deliberado. No sería lo mismo que un niño de 10 años haya matado a su hermanito de 2 por un accidente, se me ocurre, un arma en el hogar que se usó como un juguete por el niño. Otra cosa que por sentido común no pasa por alto tan fácilmente, sería que un “niño” de 15 años asesine a alguien con lujo de barbarie y se quiera culpar a la televisión o sus padres por su acto criminal.

Y no menciono edades al azar, un individuo de 15 años ya tiene el razonamiento suficiente para discernir lo que es correcto de lo que no lo es. Por tanto me parecería acertado que nuestros legisladores repensaran la edad límite para aplicar la ley del menor infractor.

Ciertamente Ixquic en los casos que mencionás existe mucha discrecionalidad en la aplicación de la ley y se ve claramente que hay una inconsistencia injusta. Pero es algo normal en un sistema donde los jueces hacen lo que les ronca la santa gana, gracias a la ayuda de nuestra fiscalía incompetente.

Estoy en contra de la ley del Talión, y la pena de muerte es eso precisamente. Yo no defiendo causas como “la vida sólo la puede quitar Dios” porque es paja, la vida la puede quitar cualquiera y desde mi punto vista sólo el mismo individuo debería quitarse su propia vida si así lo desea. Pero matar a un asesino rebaja a toda la sociedad a la misma condición del criminal. Yo me aboco a la cadena perpetua en un prisión moderna de alta seguridad; si el asesino no aguanta el encierro de por vida pues es libre de suicidarse tranquilamente en su celda sin hacer tanto ruido.

Ixquic* dijo...

Es difícil hallar una salida a casos como estos. Pero algo bene hacerse: si cometès delito y ya sos imputable, debès pagar. Y pagàs segùn lo que has hecho y segùn el sistema que te correzponda (adulto o juvenil). Y estos ssitemas deben analizar què se harà con vos para garantizar que no volvas a agredir, para garantizar que vas a entender que lo que hiciste està prohibido y mal.

Cada cual tiene un perfil criminològico que indica què hacer con vos.

La justicia es para la vìctima, para la sociedad y para el agresor.

Artsuhtaraz dijo...

No creo que ni los 30 años de cárcel podrían rehabilitar a alguien que tiene problemas de conducta, no creo que ni el encierro pueda rehabilitar a alguien pues creo que es como los perros bravos, poneles una cadena todo el día, estalos cucando con otros perros, y un día ese perro le quitas la cadena y lo primero que ira es a buscar pleito, la juez o el juez dio cuatro años pues así es marcado por la ley... la ley hecha por hombres y mujeres que algun día temen caer en ella y le tienen miedo a las condenas duras, o tal vez su religión se los impide, no lo se... hay quienes dejan todo a la justicia divina...

Para mi aqui el problema no es la condena o la ley, el problema es que no hay programas reales de prevención de crimenes, y que nosotros como humanos somos tan cobardes (me incluyo por obvias razones) los vecinos dicen: "no es la primera vez que le pegaba a la niña con el puño cerrado" ¿por qué nadie lo denuncio? --- ¿miedo?.... ponete en el lugar del vecino, de la mujer, de los familiares... sos el vecino sabes que el tipo es violento, sabes que le estaba pegando a la niña y a la mujer, tal vez la mujer no podia huir porque tenia miedo y no "CONFIA" en que el sistema judicial le pueda "ASISTIR", - (ironia usted tiene que venir violada o con golpes para comprobar que es victima de violencia doméstica, por que como va a comprobar que le dice puta, que le dice que la va a matar, etc... * ah si somos humanos y a veces también mentimos*) entonces vos como vecina, no te metes uno por que le tenes tambien miedo al individuo y dos por que no es tu pleito...

¿quien tiene la culpa? todos,
unos por quedarnos callados como cobardes y no meternos mas que en nuestros problemas y asuntos, por que lo que importa ahora es tener para comer, la educación y sobrevivir.
otros por hacer las leyes tan risibles y no ponerle amor a su trabajo... es que no se es juez, impartidor de leyes, abogado, o hacedor de leyes solo por ganar un salario,quisiera creer que quien se mete a eso va a ser imparcial, objetivo y no le importará contra quien tenga que imponer la justicia.

El criminal no es criminal por que quiere ser criminal, es criminal por que le dejamos ser criminal...

Anónimo dijo...

La distancia entre nuestras leyes y la realidad viene de lejos; si no me creen, lean la Constitución.

¿Crear leyes a la medida de nuestra realidad? Eso depende. Según algunos, la mejor ley es la que no estorba las ejecuciones extrajudiciales de delincuentes.

Fuera de este extremo, la humanidad de las leyes que buscan salvar el alma de los delincuentes, dependerá del diagnóstico (quiénes son salvables) y de los recursos de que se dispongan para la teórica reinserción. Si no hay medios para reinsertar, la ley se queda en papel mojado y esa no sería culpa sólo de los jueces. El problema involucraría a varios agentes políticos y sociales.

Aquí existe una larga cadena de fracasos de la que no está exento el partido que nos gobierna desde hace veinte años. La culpa no es sólo suya por supuesto, pero tampoco es sólo de los jueces.

Álvaro Rivera.

GioSV dijo...

Ayer estuve en el pre-estreno de la última película de Batman; la dirección de Nolan con Batman Begins me dejó un sinsabor pero con este segundo filme creo que se ha vuelto a reivindicar al Hombre Murciélago y su alter mondo oscuro.

En esta película el personaje del guasón eclipsa al del Caballero de la Noche; muy buena la actuación de Heath Ledger.

Incomparable el payaso joker representado por Jack Nicholson y el joker diabólico de Ledger, la profundidad que se le dio a la mente criminal del último trasciende la historieta y nos acerca más a una realidad humana nada extraña.

En la película se compara a dos tipos de criminales, el que lo es por ambición a bienes materiales y el que lo es por amor a la anarquía. Los antisociales abundan, los que adoran ir en contra de las reglas por diversión, sin embargo éstos saben reconocer lo bueno de lo malo. Están los psicópatas sociales, éstos son aún más peligrosos porque muchas veces aparentan seguir las normas socialmente establecidas pero tienen una segunda vida donde comenten actos barbáricos y desquiciados, para estas personas dentro de su mente retorcida no hay mayor diferencia entre hacer el bien y hacer el mal. Tanto los antisociales y los psicópatas pueden ser rehabilitados pero ¿pueden o mejor dicho deben ser reinsertados a la sociedad después de haber cometido un crimen grave?

Algunas legislaciones son condescendientes con los delincuentes con patologías psiquiátricas, otras por el contrario son más severas. ¿Aplicar penas de muerte a psicópatas no equivaldría a deshacernos de una persona con una enfermedad? ¿A qué se debe culpar, al individuo o a su enfermedad?

Ante esas disyuntivas no me aboco por la pena de muerte, pero también me muestro prudente a la hora de emitir un juicio de si es conveniente darle una oportunidad de libertad a un psicópata “rehabilitado” a sabiendas que en cualquier momento su patología podría empujarlo a cometer otro crimen.