martes, junio 24, 2008

A cual más .....

Aparece una en EDM que me ha hecho: 1, reir y 2, enfurecer.

Hechos

Hace unos días Mario Salaverría, ministro de Agricultura denunció penalmente a un funcionario costarricense --Javier Laurent Villalobos-- porque éste leyó unos comentarios (contra el Ministro) de un blog en público y en voz alta. Eso sucedió en un foro regional (celebrado en El Salvador). El blog se llamaba “foroagropecuario” y ya ha desaparecido de la blogósfera.
Lo llamativo legalmente hablando de esto es que Salaverría no puso la denuncia contra su autor (del blog) si no contra el tico que la leyó en público. Lo insólito del asunto es que la FGR ordenó la inmediata captura del funcionario tico quien, al darse cuenta de eso se fue a Guatemala y desde allá tomó un avión a Costa Rica. En su suelo Laurent dijo al periódico La Nación: “Había un blog que hablaba pestes del Ministerio de Agricultura. Leí algunos párrafos. Fue una inocentada mía”. Este topo ya renunció al cargo, dice la nota.

Lo que no me cabe en mí lógica es la razón por la que Fiscalía ordenó esa medida de detención si las ideas o insultos no eran de la autoría de Laurent, sino de quien editaba el blog. La otra duda es ¿el delito? porqué delito le habrá acusado? Esto es de suma trascendencia porque --como bien dice la nota del medio-- los delitos contra el honor de las personas sólo pueden provocar acciones legales privadas. "Eso significa que el ministro no debió acudir a la Fiscalía General de la República, porque ésta sólo promueve delitos de acción pública, sino debió presentarse ante un tribunal penal ordinario y presentar ahí la denuncia, a pesar de ser funcionario."

Salaverría tiene toda la razón cuando señala que “Si alguien acusa a otra persona tenemos todo el derecho de exigir que se aclare o para que sea sancionado, penalmente”. Pero eso debe canalizarse LEGALMENTE. Al parecer no hubo delito alguno por parte del funcionario tico, su acción no era punible y el procedimiento fue ilegal. Esa es la cultura del Estado arbitrario. (hay que leer la nota, lo explica muy bien)

Como bloguera, insisto que con ética y respeto, la crítica ciudadana responsable no va a salirse de su curso.

10 comentarios:

Carlos Abrego dijo...

Estimada Ixquic :

Francamente me hubiera gustado oír tu risa, primero. Segundo ver las saetas enfurecidas de tu mirada y el seño fruncido.

Pero al escribir tu nota le pusiste frenos a tu cólera. Eso me parece bien. Lo que más me ha indignado a mí, es la torpeza del Fiscal. El debería saber, simplemente como abogado, que ese caso no es de su competencia.

La nota no cuenta el porqué el ministro Salaverría no levantó el teléfono y llamó a un abogado o a la fiscalía. Tampoco cuenta si el ministro se hizo escoltar por policías en motos que le abrieran el camino por la urgencia de su honor herido. Tampoco informa la nota qué tipo de calmantes le recetó el fiscal, pues parece que el Fiscal General le sirve al ejecutivo para cosido y remendado. Es su calcetín y pantufla.

¿Cuándo tendremos un Fiscal General competente? ¿Arbitrario, has dicho, Ixquic? Me gustaría saber ¿si el tico Laurent Villalobos es considerado por nuestra “justicia” como un prófugo? Tal vez el zaherido ministro se contente con el enmascarado despido del tico.

Me quedé con las ganas de saber de qué tamaño eran las “calumnias” del desaparecido blog.

Algunos blogueros deberían aconsejar a sus lectores la lectura en silencio, por si las moscas. Por aquello de las “orejas” de las paredes… ministeriales.

Ixquic* dijo...

Carlos, lo indignante de esto no es que el Ministro se ofenda porque está en su derecho de hacerlo. Lo censurable es el proceder de la Fiscalía, si es que las cosas son como la nota dice.

Tu comentario tiene algunas cosas que me gustaría responderte:

"La nota no cuenta el porqué el ministro Salaverría no levantó el teléfono y llamó a un abogado o a la fiscalía."

El Ministro no debe llamar por teléfono a la Fiscalía y debió llamar a su abogado, y quizá consultar dos, por alguna mala asesoría. La nota no está completa en fuentes: hace falta la explicación de la FGR.

Una persona cualquiera tiene honor y el derecho lo protege, por eso existen los delitos que tipifican acciones que lesionan este derecho. Ojo, es tan importante que esto es un delíto (la mayor sanción del derecho). Cualquiera puede impulsar una acción penal contra cualquiera que lo cometa. Ahora bien, en el caso de los funcionarios esta configuración legal no significa que no pueden ser objeto de críticas. Lo deben ser.

Yo no conozco el contenido de las que enfurecieron a este señor, pero las críticas deben ser responsables. Cuando uno la ejerce debe saber que existe ley que te dice cualés son tus límites.

Las investigaciones criminales en internet existen, hay avances pero no creo que sea un área fuerte en este país. Además, asi como está configurado el ejercicio de la acción penal, pues, es difícil.

De ahí que lo sano es la autoregulación, más allña de decirle a la gente que lea en silencio.

"¿Cuándo tendremos un Fiscal General competente?"

En abril deben cambiar a Safie ¿hacemos campaña para esto cambie?

"me gustaría saber ¿si el tico Laurent Villalobos es considerado por nuestra “justicia” como un prófugo?"
no, además insisto que falta esa información por verificar.


Saludos,

Soy Salvadoreño dijo...

No hay nada de extraño en este caso, como tampoco fue extraña la otra resolución que en 12 horas dio otro tribubal en favor de la asamblea y en contra de una firma auditora... 12 horas!.

El sistema judicial salvadoreño: camaras, tribunales, jueces, fiscales y abogados es CORRUPTO. Y la mayoria lo sabe pero se hace como que no lo es, que estos casos son esporadicos y no representativos. No se puede sacar fruto bueno de arboles podridos. Y eso es lo que es ese sistema judicial, un sistema podrido.
Hasta que eso no se reconozca publicamente y el escandalo trascienda todas las capas sociales, seguiremos teniendo casos asi.

Carlos Abrego dijo...

Ixquic :

Pues estamos completamente de acuerdo. Como te lo escribía lo que más me ha indignado en esta historía es la actitud del Fiscal General.

Al ministro puedo comprenderlo. Al bloguero no puedo condenarlo, pues ignoro el tenor de lo que publicó en su espacio. No obstante tenés razón cada cual debe velar por la exactitud de lo que escribe o de lo que publica, ya sea en los comentarios de sus lectores. En eso tenés razón. Algunos comentarios traen cosas a veces que no las escribiriamos, ni las aceptaríamos muy fácilmente: como justificar la tortura o ensalsar la pena de muerte.

Iba en broma lo de la lectura silenciosa…

Me preguntás si ¿hacemos campaña para que esto cambie? Pues si es necesario hay que hacerla. Aunque elegir a alguien competente para ese puesto debería ir de suyo. Lo que me gustaría realmente es que esa elección no se confundiera con las elecciones políticas que se acercan.

Anónimo dijo...

Por si tienen un poco de tiempo.

En el cache de google esta el blog (ahora borrado) que leyó el tico, y que lesionó gravemente el honor de nuestro joven ministro de agricultura:

http://64.233.169.104/search?q=cache:nlPBfRczl0QJ:foroagropecuario.blogspot.com/2008_05_01_a

GioSV dijo...

Siempre he pensado que el artículo 1 de nuestra Constitución es de alguna forma puede dar lugar a la represión en lo que se refiere al siguiente enunciado:
“Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Se establece la indemnización, conforme a la ley, por daños de carácter moral”.
Sobre todo con la parte de “daños de carácter moral”, ¿qué es eso? ¿quién puede definirlo?
Una cosa es proteger a una persona contra la difamación, algo contenido en nuestra legislación y que no da lugar a la ambigüedad. Otra diferente es tratar de proteger “los sentimientos” de alguien.
Alguien podría sentirse ofendido moralmente al ver a una pareja de novios besuqueándose en un lugar público y por tanto tener el derecho de reclamarles una indemnización por ese daño.
Cualquier político, como Tony Saca o Mauricio Funes, podría sentirse humillado al leer un artículo en el cual se le critique duramente… ¿y qué pueden hacer? En cualquier sociedad libre donde reine la expresión abierta, no podrían hacer nada… pero en El Salvador por gracia de ese artículo constitucional, aparentemente, sí podrían callar a sus críticos.

¡Qué viva la libertad de expresarse claro y pelado!

Ixquic* dijo...

Soy salvadoreño. entendible posición.

anónimo, gracias por el caché del blog, eso sirve para formarse una idea de las cosas, ya que no contamos con medios de comunicación que:
1. profundicen en los hechos
2. le den seguimiento (insisto falta la versión de Fiscalía)

Gio. Gracias por eso. Hoy escribiré sobre tus puntos, muy pertinentes.

Saludos,

Javier dijo...

Ixquic:

Me ha confortado mucho lo que Usted y lo que otros salvadoreños han escrito sobre este lamentable suceso que tanto perjuicios me ha dado en lo personal, profesional y familiar. Las expresiones de preocupación por este atropello no sólo a mis derechos como ser humano, sino a la libertad de expresión me hay ayudado en estas horas aciagas de mi vida. Manifiesto que nunca estuvo en mi ánimo dañar la imagen del señor Ministro con los pocos párrafos que leí de ese blog. Espero tener los recursos y medios para recuperarme del desprestigio que esto me ha ocasionado.
Muchas gracias a Usted y los otros ponentes que han puesto en perspectiva pública esta desemesurada, ilegal y arbitraria reacción de un funcionario del Estado.
Quiero manifestar también que, en contra de mi deseo de quedarme para afrontar mis responsabilidades, recibí instrucciones superiores de regresarme inmediatamente a mi país y que saliera por Guatemala lo más rápido posible.
Que Dios les guarde!!!!!

Javier Laurent Valladares
Cédula 104150667

Anónimo dijo...

Es vergonzoso el actuar de este Senor Safie. Como salvadoreno no nos queda mas que suplicarle nos disculpe. Esperamos que la Asamblea Legislativa procese de una vez por todas a este senor Safie por su mal proceder en tantos otros casos.

Anónimo dijo...

La actuacion del Fiscal General Safie en contra del Sr Laurent Valladares tiene implicaciones gravisimas para El Salvador (ilegalidad, tratados internacionales, libre expresion, derechos humanos, arbitrariedad, turismo, etc, etc, etc). Ciertamente tal como en la Edad Media y en la peor de las dictaduras. Esperemos que nuestras instituciones puedan enmendar tal averracion.