viernes, mayo 02, 2008

Dejemos la paranoia en paz


La juventud quiere ser estimada más que ser instruida
Johann Wolfgang von Goethe -
-----------------------------------


Hace unos días leí en el Diario de Hoy la columna de Julia Regina de Cardenal titulada “Convención de Derechos de los Jóvenes”. En ella, la señora Cardenal hizo una advertencia: ¡no la ratifiquen! Y sus argumentos son un tanto paranoicos. Hay que ver de qué va el asunto y cual es su utilidad.

En octubre se realizará en el país la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estados, una plataforma multilateral de la que salen acuerdos, declaraciones y se orienta la plata a los temas que se abordan. No obstante esta cumbre se ha hecho famosa por los pleitos de taller mecánico (por no usar la expresión: pleitos de lavadero) entre los gobernantes, reyes, jefes de estado. Para este año el tema a desarrollar es “Juventud y Desarrollo”, Por eso se llevó a cabo el primer seminario en este país en que se comenzó a trabajar insumos para esa Cumbre y fue allí donde se hizo el anuncio de la entrada en vigencia de ese instrumento internacional.

De esta plataforma (cumbre) nació la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), misma que elaboró esta Convención y será la encargada de vigilar y monitorear su cumplimiento. En otras palabras son los jefes de Estado los que se metieron en el tema, crearon una organización y ahora han firmado una Convención que ya está vigente. Y ha sido El Salvador, el país que solicita la sede de la cumbre que abandera a las “juventudes” iberoamericana.

¡Vaya compromiso! Lo ilógico es que tal instrumento no esté ratificado por su abanderado, no creo que sea un asunto de medias tintas, pero ese es el rollo de la diplomacia y la política.

Personalmente veo a esta Convención novedosa pues es la primera que hace notar en el derecho internacional a la Juventud como grupo etáreo relevante. No lo hizo ni la OEA ni la ONU. Ahora bien, el OIJ no es un órgano dotado de poderes jurisdiccionales como la OEA a través de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Por lo tanto, El Salvador o más bien su Gobierno no debe temer sanciones (por violar derechos humanos) a las que ya parece haberse acostumbrado. Así que por ahí no debe haber paranoia.

Tampoco insinúo que eso le reste valor a a este cuerpo normativo, en el derecho internacional se firma de buena fe y es obligación cumplir.


Volviendo a la opinión de De Cardenal, se advierte pavor porque esta Convención puede generar corrupción sexual; los padres y madres de familia perderán su derecho “preferente” por educar a los hijos y la familia se destruirá: “es totalmente absurdo firmar un tratado internacional, que les otorga derechos para comenzar a experimentar todo tipo de desordenes sexuales, pasando por encima de los derechos de las personas que mas los aman, buscan su bienestar desinteresadamente y son su protectores legales: sus padres” Sin duda, son los progenitores quienes más aman a los hijos, no creo que eso esté en cuestión. Pero los padres y madres no somos dueños absolutos de la vida de los hijos. Con o sin Convención (con o sin padres) la juventud históricamente hace lo que debe o quiere hacer, en este país por ejemplo hicieron guerra.

La señora Cardenal está en su derecho de interpretar el derecho así, y además de chocar con las posiciones feministas a veces, tan radicalizadas como ella. Pero ante todo debemos considerar que con o sin la Convención nuestra juventud ya goza de esos derechos pues nuestro país ratificó la Convención de los Derechos del Niño, Pacto de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana de Derechos Humanos etc. Y estos instrumentos están inmersos en esos "temerarios" derechos.


La necesidad de tener una Convención específica es para reconocer la trascendencia de que los gobiernos manejen políticas públicas y marcos de acción que consideren las especificidades de los jóvenes, se trata de un reconocimiento político que se traduzca en cambios sobre cómo tratamos a nuestra población joven, tan creativa y propositiva (vea el blog de Snipe o lea escritores jóvenes y se dará cuenta).

En este país por ejemplo, es jodido ser joven.

Dejemos la paranoia en paz

7 comentarios:

El-Visitador dijo...

«La necesidad de tener una Convención específica es para reconocer la trascendencia de que los gobiernos manejen políticas públicas y marcos de acción que consideren las especificidades de los jóvenes»

Je je.

Tal parece que, en tu imaginación, el mundo se resuelve creando nuevas burocracias "Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ)."

Contáme: ¿cómo va la "Organización de las NU (ONU)" después de 63 años?

Ixquic* dijo...

ay!

¿mi imaginación?

je je.

No y sabés que no es así. Armar un marco de normas, de políticas públicas en este tema no pasa sólo por las nuevas burocracias internacionales.

Ya dije en el apunte que han sido los Estados (incluída tu amada España) la que se dedican a crear estas estructuras y normas. Será la imaginación de ellos.

Vos sabés que no veo como santas estructuras internacionales, pero si que he escrito de muchos aciertos, si eso a vos no te convence allá vos.

A mi lo que me sirve es el derecho internacional (y vos sólo lo citas y parecés creer en el cuando de hacer guerra y proteger al mundo del comunismo se trata). Y por eso pongo atención a la Convención.

Las normas de derecho internacional han cambiado poco y lentamente al mundo. La Declaración Universal cumple este año 60 años y claro que hay avances.

La ONU no es de mi simpatía, al fin y al cabo estas son estructuras de estado y se manejan con las correlaciones de poder presentes en cada momento.

Pero hay cosas positivas. Mediaron por ejemplo, el diálogo de paz en El Salvador. (proceso del que hay uf! quejas, pero no se puede tachar de negativo en la medida que algo cambió. Otra cosa es como asumimos el país después, pero ese es nuestro rollo)

Y repito, la Convención sirve como un marco que orienta, así han existido otros marcos (aunque no jurídicos) de los que vos no te quejas, mmmm ¿consenso de Washington por ejemplo?

Saludin

El-Visitador dijo...

«Mediaron por ejemplo, el diálogo de paz en El Salvador»

Sí. Y de buena fe, además.

Felipe González, miembro del "Grupo de Amigos del Secretario General" de las Naciones Unidas para El Salvador.

Vaya "logro." Con "mediadores" así, ¿quién necesita "mediación"?


- * -


En realidad, los "mediadores" se dedicaban como mínimo a pasarle información al enemigo, y probablemente a desinformar y desalentar al GOES.

La injerencia y soporte de la ONU posiblemente explique porqué el FMLN pudo seguir la guerra por dos años completos después que colapsaron sus patrones, los soviéticos.

Ixquic* dijo...

Hablo de la ONU Visitador. Vos ponés de ejemplo a González, quien participó de un grupo externo a la ONU en apoyo al diálogo salvadoreño.

Cuando convocás personalidades para mediar un conflicto es por la capacidad de éstos en influir en algunos de los actores enfrentados, para generar condiciones de confianza, para pasar información como decís, eso es lo esperado por ambas partes.

Esas son las condiciones de diálogo. Por lógica además: si vos no sos estado, sos un grupo que además lucha contra él ¿vas a confiar en la ONU de la que ése estado forma parte activa?

Chávez --despreciable por muchas razones-- interpuso sus buenos oficios para liberar rehenes y eso no quita que vos, yo o cualquiera deje de observar su comportamiento como gobernante y sus relaciones con su entorno internacional.

Vos mezclás. El punto aquí es que para´las NU nacieron --según su texto de fundación-- para procurar y conservar la paz mundial. En ese camino hay muchísimos fracasos, hipócrecia, doble estándar. Pero también experiencias positivas. Lo de Yugoslavia dejó un mal sabor y con lo de Irak ya ni digamos. Tus post sobre algunos casos de corrupción de menores por parte de los cascos azules también...

Es una organización de estados, ¿que vas a esperar? en una estructura de poder (con sus correlaciones) ¡¿qué vas a esperar? Fuera del Consejo de Seguridad hay estructuras especializadas en DDHH y sí que hay logros.

El Comité de Derechos del Niño (o niñez)de las NU, revisó el cumplimiento de la Convención que protege a la niñez en El Salvador y encontró una ley antimaras en su exámen. En su resolución y en audiencia le dijo a nuestros funcionarios que debía derogarla.

Y eso se cumplió, con mucha dignidad además: fue la Corte la que la declaró inconstitucional ¿lo recordás? un día antes que perdiera vigencia (porque era transitoria). Había intención de prórroga.

Si bien debe haber una política de combate a las maras, el camino no puede ser violando la Constitución y Tratados.

en fin,

Salú

GioSV dijo...

“Con o sin Convención (con o sin padres) la juventud históricamente hace lo que debe o quiere hacer, en este país por ejemplo hicieron guerra”.

“La necesidad de tener una Convención específica es para reconocer la trascendencia de que los gobiernos manejen políticas públicas y marcos de acción que consideren las especificidades de los jóvenes”.

De alguna manera, ¿no te contradecís Ixquic? ¿O la importancia de la convención es sólo para otorgarle a la juventud “reconocimiento”? ¿Y es válido crear burocracias con un fin tan escueto?

“…en este país por ejemplo hicieron guerra”. Esto me pareció interesante, ahora cabe preguntarse qué rango de edad se considera “joven”, porque el señor Shafick Handal en los 80’s ya era cincuentón, algunos guerrilleros y soldados eran niños (según la ONU) y otros sí eran veinteañeros y treinteañeros. Mi mamá en 1984 tenía 24 años y no “hizo guerra”, lo que sí hizo con mucho esfuerzo y con sólo noveno grado en su saber, puso un pequeño changarrito para mantener a su familia; eso es lo que hacen los jóvenes de verdad en este país.

Ixquic* dijo...

"De alguna manera, ¿no te contradecís Ixquic? ¿O la importancia de la convención es sólo para otorgarle a la juventud “reconocimiento”? ¿Y es válido crear burocracias con un fin tan escueto?"

Buen punto. Una Convención es un instrumento jur{idico, es ley, es obligatorio. No hay donde perderse.

Son varias razones las qu ele dan importancia a esta Convención:

Reconoce a la juventud, como en otras se reinvindica a otros grupos sociales. ¿En que se traduce esto? en acciones específicas que los estados deben promover o desarrollar y hasta corregir. Y luego hay un catálogo especifico de sus derechos.

En el país una Convención es ley: DE OBLIGATORIO CUMPLIMIENTO.

Por otra parte, actualmente hay investigaciones sobre la juventud iberoamericana en la que se revelan problemas específicos. En el país la población es mayoritariamente joven y por ejemplo, el perfil de muerte es "ser hombre jóven". A nivel de política criminal, analizar este dato podría llevarte a entender porqué y qué hacer como gobierno.

Ahora bien, Gio, esta convención no dice que hay que crear un ministerio o secretaría. Para tener una política de juventud, con la burocracia exitente podría hacerse mucho, si se sabe como actuar.

El problema es que esa creencia que hacer "algo por" es crearle una burocracia a cada sector, y no es necesariamente así. Yo no lo he sugerido en el post, no parto de allí. Cuando hablé de un marco de acción específico, no mencioné eso.

Y es una buena pregunta que habría que platear a quien corresponde. La Secretaría de Juventud, podría no existir y no pasa nada. Conciertos los pueden organizar los propios jóvenes. Eso dista de lo que he referido en el apunte.

***
ahora bien tu dices:

“…en este país por ejemplo hicieron guerra”. Esto me pareció interesante, ahora cabe preguntarse qué rango de edad se considera “joven”, porque el señor Shafick Handal en los 80’s ya era cincuentón, algunos guerrilleros y soldados eran niños (según la ONU) y otros sí eran veinteañeros y treinteañeros. Mi mamá en 1984 tenía 24 años y no “hizo guerra”, lo que sí hizo con mucho esfuerzo y con sólo noveno grado en su saber, puso un pequeño changarrito para mantener a su familia; eso es lo que hacen los jóvenes de verdad en este país.

Otro buen punto: vale la acotación.

Gio, salí de la idea que Shafick es todo. Mirá más allá de él, en esa otra gente pensaba yo. Villalobos por ejemplo. Perdí dos primos, uno fue guerrillero (se metio a los 19años y falleció antes de sus 25).

Hubo una persona que ya me había hecho notar el error de esa frase englobante, muchos jóvenes migraron, otros no participaron y otros hicieron guerra de uno y OTRO bando (los de las defensas civiles patrióticas, por ejemplo eran jóvenes). Entonces, hablo de los que se metieron a esto y el resto de la historia supongo que te la sabés.

No comparto tu afirmación "eso hacen los jóvenes de verdad". Cada quien podría colocar su tesis de lo que es ser joven de verdad. Eso sí, tu mamá, mis hermanos mayores y la gente que no se metió a la guerra claro que hizo bien.

Creo que la juventud de la época de la guerra tiene mucho que reprochar a los adultos de entonces.... y allí si rescato lo que pusiste de Shafick, especialmente con eso de los niños soldados, una violación al derecho internacional humanitario.





2.

GioSV dijo...

Jajaja, Shafick era un monigote del Partido Comunista, un parásito de los verdaderos grupos revolucionarios de aquél entonces. No te confundás, Shafick para mí no es todo, hice referencia a él a modo de caricatura como suelo hacerlo en otros comentarios.

Todos tenemos diferentes puntos de vista pero de algo estoy seguro que jóvenes con cabezas huecas influenciables y revoltosos no juegan un papel determinante en la construcción de una mejor sociedad. Jóvenes trabajadores a pesar de las adversidades sí aportan aunque sea esperanza. Nuevamente, todos son jóvenes (nadie se los quita) pero los que "de verdad" hacen la diferencia, para mí, son los segundos.

"El problema es que esa creencia que hacer "algo por" es crearle una burocracia a cada sector, y no es necesariamente así. Yo no lo he sugerido en el post, no parto de allí. Cuando hablé de un marco de acción específico, no mencioné eso"... "La Secretaría de Juventud, podría no existir y no pasa nada".

Me quedo con eso y estoy bien.

Saludos.