domingo, abril 06, 2008

Balanza


Jean Jacques Rousseau promovió la igualdad para los hombres y muchas otras ideas vigentes aún, pero las libertades a las que aludía no eran para las mujeres. Y hubo algunas que ante esta postura de Rousseau, mostraron su descontento. Por ejemplo Olimpia de Gouges.

Olimpia planteó este debate respecto de la Declaración del Hombre y del Ciudadano de 1789, al considerar que en dicho manifiesto no había espacio para las mujeres que tanto habían luchado contra el orden monárquico.

Olimpia fue decapitada en 1793 (uy!!¡yo nací en 1973! –numero de mala suerte) por orden de Robespierre, que le acusó de haber olvidado las virtudes de su sexo para mezclarse en los asuntos de la República.

Bueno aún existen personas que hablan del trabajo doméstico (que me pesa un montón hacer, pero lo hago) como tareas propias de mi sexo. Es cansadísimo llegar cansadísima a la casa y seguir trabajando, sólo que sin paga. Voluntariado digamos (en mi caso somos equipo). No me puedo imaginar a las mujeres que encima de eso soporten violencia intrafamiliar. Y que de remate se tope con operadores de justicia insensibles con las dinámicas ocultas, secretas e invisibles que algunas mujeres tienen. Es importante lamentar que algunas autoridades ven en ellas a “usurias” de la justicia: No! son ciudadanas (que les pagan) y lo que ellos brindan es un servicio público y no un favor.

El sexo femenino tiene la misma virtud que el masculino: ambos somos DIGNOS. No hay virtud propia del sexo.
*****

Hace unos días colgué un post sobre las mujeres y política. Ahora paso a hacer un breve comentario sobre una conferencia a la que asistí hace un mes, en la Corte Suprema de Justicia. Fue organizada por su Unidad de Género. La Corte está en la idea de trabajar con “Gender meinstraiming” o como se dice (y yo detesto) “transversalidad de género”.

Al principio pensé que estaría aburrido. En el panel: una feminista, un abogado de la PDDH (y que es tan ...que sólo le falta hablar en latín) y un experto español en políticas públicas cuyo nombre no recuerdo, pero es el consultor contratado. Pensé que la primera me desesperaría, que el segundo recitaría el discurso de DDHH de siempre y el último sería teórico. Sólo el abogado de DDHH cumplió el rol que esperaba (o sea explicó lo que los asistentes ya sabíamos, bueno, si lo veo en sentido positivo pues reforzó), los otros dos estuvieron entretenidos.

La Dra. de Avilés –magistrada de la CSJ—abrió la sesión y ella se preguntaba ¿y porqué trabajar género en la administración de justicia? Simple, dijo, porque en sus manos (de la justicia) esta la solución de conflictos y la armonía social. Cosa que bien merecería una reflexión aparte. Conozco de sobra lugares donde sólo el hecho de tener mujeres en algunos cargos de dirección alardean de su trabajo en género y en la práctica se toleran abusos y discriminación. En número no debería ser el “norte”-

El consultor español hizo un recuento interesante sobre lo que ha sido la necesidad de “modernización” en las `políticas públicas de los últimos años en el mundo. Y pasó a explicar que la transversalidad de género debe ser parte del mandato institucional, afectar a las normas, cultura organizativa, recursos humanos, capacitación, planificación estratégica institucionalidad. La verdad es que de este señor me encantó la exposición sobre políticas públicas (y no el rollo de gènero) para insertar allí la visión de género. Lástima que acá mucha gente se conforma con citar los números (¡hay números, porque a veces ilusionan tanto!). Por ejemplo, la feminista mostraba estos datos:

En el 2007, mujeres jueces eran 44,7%
En el 1997 , mujeres jueces eran 35,6%

O sea, ha ido incrementando. Ah! Claro en la pirámide la cosa cambia. En 2007 hay un 50%.9 mujeres en juzgados de paz, pero en la cúpula (CSJ) sólo 33%. A mayor cargo (alto cargo) menos mujer. No obstante, la actual Corte es la que más participación femenina tiene. Volviendo al inicio: ¿más mujeres, significa mejor justicia para las mujeres? Me contaba un amigo que en el caso de Hilda Jiménez –mamá de la Katy—, la jueza que instruía en caso del asesinato le dijo al final que porqué había abandonado a sus hijas la noche en la que mataron a Katy. Ella no la abandonó. Eso es revictimizar, porque es duro que una jueza te diga: vos sos la culpable.

Hay madres solteras que --como yo— respetamos la ley y los derechos de nuestros hijos y promovemos la relación con el padre. SI yo por capricho me negara, él podría demandarme ante un juez de familia pues yo no puedo decir sobre los derechos de los demás (mi hija y él). La ley te obliga, y el juez se burla ¿còmo esto???
ay! cuantas Olimpias!
Una de dos:
--no te olvidès de las tareas propias de sexo y el mundo será feliz
--pase lo que le pase a tus hijos, es tu culpa (los hijos nacen de vos y tenes que tener el instinto de proteger)
(pFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF!)
-------------------
Lástima que no tengo hijos varones, me hubiese gustado compartir mi vida con un niño, joven y educarlo yo, aunque hubiese sufrido con la danza, je)

No hay comentarios.: