domingo, noviembre 25, 2007

La contención por la fuerza del derecho (y no policial)


El derecho es la racionalidad del conflicto. Esa es una premisa importante, si cada día emprendemos un conflicto, debe haber reglas que otorguen la razón y evitar que sea la fuerza bruta la que defina a un ganador. dejo hasta aquí la pajística y me explico:

Hace más de 80 días inició un conflicto social más en Cutumay Camones. Uno más, pues podrían mencionarse algunos: el sector privado de transporte exige subsidios o chantajea con subir la tarifa; vendedores ambulantes en centro capitalino en reiteradas ocasiones peleando por un espacio público para vender productos legales e ilegales; comunidad en Tacuba exigiendo cuentas a su alcaldía por la administración fraudulenta el derecho al agua; protestas organizadas para manifestarse contra proyectos gubernamentales de gestión de agua en Suchitoto; comunidades que pelean para que no les construyan cerca de sus viviendas un relleno sanitario y comunidades que se organizan para defender la vida amenazada por la contaminación por plomo, entre otros.

El caso Cutumay –caso de algunas comunidades que no quieren que se construya un botadero de basura porque contaminará sus mantos acuíferos, su salud y su vida de los habitantes. Los pobladores alegan que la autorización dada por el gobierno no es legal y han emprendido acciones legales y de movilización— me parece oscuro.

En el marco de las protestas, acciones, pronunciamientos, quejas, demandas; han aparecido cantidad de meques (metidos) varios partidos políticos, varias empresas que desean ese hueso (tres para ser precisa), asociaciones, abogados, coordinadora medioambiental. Eso además que están jugándose los proyectos de varias alcaldías, sumada a la intervención policial de contención de la protesta, la mediación y observación de Procuraduría para la Defensa de derechos Humanos, actuación Ministerio del Medio Ambiente, recomendaciones de la Comisión Especial en la Asamblea Legislativa.

Esta multiplicidad de actores vuelve complejo el escenario de gestión del conflicto y el trámite de acciones legales oportunas, pues hay muchos tirones y jaloneos, resoluciones, medidas, recomendaciones. Nadie las acata.

Este enredo tiene un principio y final común: la contaminación del medio ambiente. Hace años se emitió una ley para que no existieran botaderos a cielo abierto, pero no se aplicaban sanciones porque diputados decidieron no aplicarla, dándoles a los alcaldes tiempo para que resolvieran el asunto. Bien, el plazo venció sin que se tomaran las medidas de forma oportuna. El único que dio pasos, apurados, fue el alcalde de Santa Ana iniciando la construcción del relleno sanitario en Cutumay.

Es decir, en teoría, tal relleno es la respuesta para cumplir la ley y no contaminar el medio ambiente ¿si?

Pues, resulta que en este proceso de otorgar el permiso de construcción del proyecto ante el Ministro de Medio Ambiente, las comunidades hicieron uso de su derecho de oposición y presentaron un estudio en el que demuestran que ése relleno contaminaría el agua. (ver acá en este informe de la PDDH) .

En el ministerio los ignoraron, ni les contestaron. El Procurador pidió audiencia a nombre de ellos y no se la dieron. Y el permiso se otorgó. Ninguna decisión administrativa puede ni debe escaparse de la posibilidad de contradicción, ese permiso puede ser ilegal, si no se ajustó a cumplir el procedimiento dándoles el espacio que le corresponde a esas personas, porque tienen un interés legítimo.

Supongamos, porque no hay respuesta definitiva aún, que en efecto el proyecto traería contaminación. No cumpliría el fin de la ley que es proteger el medio ambiente.

¿ridículo no? cumplo la ley pero siempre contamino.....

El Alcalde, tiene sobre sí una ley que lo puede multar y ha sido consecuente con buscar un proyecto que podría o no ser la solución (respuesta que hace años debieron pensar). Pero debe ser respetuoso de las leyes y sus fines.

Paro las comunidades, existe ausencia de certeza jurídica además que el asunto no se maneja de forma transparente y si les ignora. Si consta que se han utilizado las vías que corresponden: MARN, PDDH, Asamblea, Fiscalía, Medios, y la manifestación pública. Esta última se ha realizado después de acudir a los medios legales.


De nuevo, se trata de un caso en el que hay varias puertas y a la vez ninguna definitiva.

Vi la entrevista Ocho en Punto el pasado viernes en canal 33. Llegó una señora que no representaba a las comunidades, era representante de una coordinadora Nacional de Medio Ambiente. Aunque ella dijo que si representaba a la gente, para mí esa no es la verdadera representación. La propias personas del caso deben ser las que conduzcan su situación. Y no me gustó el manejo agresivo y burlesco de ella hacia Orlando Mena. Quitando ése detalle, ella explicó cómo si han agotado las vías legales y nada. Pero a la vez dijo: No creemos en la justicia y por eso hacemos presión de calle.

¡bingo!

Es lógico no creer cuando el sistema no responde y de ahí que la oposición al proyecto pase del derecho al hecho. Esto significa que si las instituciones funcionaran como deben y de forma oportuna, las lesiones a periodistas y personas, muertes circunstanciales se hubiesen evitado. La Constitución dice que todo ciudadano tiene derecho a pedir y a que los funcionarios le respondan.

En el caso de la Record Vrs Movimiento sin Plomo y otros, lo que detuvo parcialmente la contienda no fue la UMO (`policía), fue una resolución legal, que es la mejor contención. Pero eso es un pequeño paso, las principales demandas siguen en el tapete sin resolver y ojalá se haga pronto.

Hay que recordar: no se le pueden poner diques al mar! No creo que deteniendo gente por tres días sirva de algo, que no sea alentar más protesta. De esos casos de detenciones en calle ya tuvimos muchos y ya sabemos que se caen en los juzgados. La fuerza no siempre atina, no es la opción inteligente.

(Además, la UMO estará mas acostumbrada a la ciudad y no al campo. Supongo que a pesar de eso tienen preparación para ambos.)

4 comentarios:

Goathemala dijo...

Me impresiona como definiste el derecho, con una precisión asombrosa (aunque casi lo empareja con la diplomacia).

Desconozco todos los detalles pero parece un asunto muy turbio que vuelve a llevar al gran clásico: la desconfianza de un sistema judicial deficiente y carente de recursos.

¿Y si los mecanismos de derecho no racionalizan? Evidentemente las personas buscan los medios de hacerse oír: nacerá el conflicto.

Queda claro que el fin de semana en el que yo ni me acerco a la computadora, tú ni te separas. Mejor, así tengo material.

Saludos.

Ixquic* dijo...

Goathemala, eso resume muchos libros y códigos. Ciertamente es eso lo que te enseñan de mil maneras.

Pero fue hace poco que escuché a alguien evocar este principio que traté resumir en siete palabras.

Fijate que estos disturbios ocurrieron el jueves y desde entonces había estado informándome y de ahí que escriba sobre esto.

Tuve un dolor de cabeza que no me dejó salir el fín de semana ni a la esquina. Así que saqué el demonio escribiéndo.

Saludos!

El-Visitador dijo...

Parece que tuvieses la mano izquiera dentro de una bota o botín.

¿Porqué?

Ixquic* dijo...

je je, pero ¿porqué te fijás en eso?

no había observado ese detalle. Mi mano y la camisa negra manga larga está sobre mis piernas. Y supongo que es la perspectiva la que hace parecer ¿que está dentro de un botín?.

no sé más decirte,