martes, noviembre 27, 2007

Gobierno populista: pone los burros detrás de la carreta




El populismo es un término que tiene diversas acepciones. Según el Diccionario de Política de Matteuci, Bobbio y Pasquino se trata de "aquellas formulas políticas por las cuales el pueblo (...) es la fuente principal de inspiración y objeto constante de referencia". En la actualidad, el concepto hace una referencia inequívoca a cualquier tendencia que tiene por características un manejo discursivo y demagógico, de ahí que busque anunciar o tomar medidas populares, a sabiendas que a la larga tengan menor impacto que el anunciado.

Por andar acusando a otros, terminan igual.

Hace unos días, en El Salvador --un país que no extrae, ni produce petróleo y lo consume a granel-- cuarenta y siete cabezones (ARENA, PCN y PDC) decidieron que los propietarios de vehículos paguemos (de nuevo) un impuesto de $0.10 al comprar un galón de diésel o cualquiera de las dos gasolinas. A petición del gobierno.

Es la “respuesta” que el Ejecutivo da al sector transporte que exigía: subsidio o aumento de pasaje a los pasajeros o usuarios.


Imagine ¿qué peso o poder de chantaje tienen éstos, que logran una respuesta efectiva a sus demandas? A la gente de otros sectores que también reclaman por agua, por el ambiente etc. sólo les mandan policías.

Según los sesudos funcionarios al subsidiar al transporte público evitarán el alza en el pasaje. Pretenden dar un subsidio mensual de $200 a los empresarios de microbuses y de $400 a los empresarios de autobuses. Y como el subterfugio les queda más elegante y les hace sentir menos culpables, decidieron llamar al acto legislativo “contribución” aunque sea un subsidio.

Lo más divertido es que por estos días ARENA (el partido de gobierno) y algunos ideólogos y opiniólogos les ha dado por advertirnos a las personas hábiles para el voto que no caigamos con la trampa del populismo bolivariano o chavista, y no se que vainas más. Y así lo llaman. ¿pero que no son --con sus decisiones-- la misma cosa?


Es fácil ver la hierba verde del vecino, criticarla y finalmente, ansiar la imitación.

Sólo creyendo que la gente de este país no tiene ni dos dedos de frente, tendría la desfachatez de imponer un impuesto, para evitar que un alza (la que sea) afecte el bolsillo de los usuarios de buses, porque el efecto vuelve y recae en ellos SIEMPRE. No sube el pasaje, pero sube la comida, la fruta, cualquier cosa mercadeable que se transporte y necesite gasolina!. Igual, te joden. Obviamente la mayor parte de personas no están de acuerdo: noooooo


La gasolina subirá por partida doble: por el impuesto y por su propia dinámica de precios en el mercado internacional.

Yo podría dejar de manejar e ir almorzar al medio día para ver a mi hija, tomar un bus de vez en cuando, podría pagar. Lo que no acepto, lo que me cuesta creer, es que después de TODA la evidencia de corrupción en el pasado, maltrato a los usuarios, accidentes viales, víctimas mortales de negligencias, faltas de respeto y todo lo que sucede en el transporte público (que es privado); no se les pida nada a cambio! ni se tenga claro cómo se administrará esto ¿así de corrupto que la vez anterior?

El viernes en una entrevista de televisión una mujer con discapacidad –indignada—reclamaba precisamente esto. Aunque hay mucha gente en el país con algún tipo de discapacidad, tiene imposibilitado el transporte público. Los buses no están diseñados para ellos, y sus conductores prefieren no subirlos o los maltratan por no ser ágiles. Decía, entonces la televidente, yo he comprado un carro porque no puedo usar un bus “¿y voy a pagar adicional para un servicio público que me ha discriminado?”

Adicionalmente, hoy Evelín Jacir de Lobo –defensora del consumidor-- señaló que debía aprovecharse este momento para modernizar el transporte público (claro, con mucha timidez).

Leí que la Asociación de Empresarios de Transporte de Carga (Asetca) y Asociación de Transporte Internacional de Carga (Astic), van a manifestarse como medida de rechazo contra esa decisión, solicitando al Presidente que no la sancione. Harán un pacífico recorrido de protesta.

Es oportuno, ahora, que la gente que no está de acuerdo con esta medida se manifieste pacífica y simbólicamente. ¿quién sabe si esta era de decisión que podría sacarnos de la quietud? A lo mejor y se componen el servicio público de transporte. A lo mejor, ven que no somos brutos y que no pueden meter gato por liebre. Pero hay que hacerlo saber, después decimos que la culpa es de otros.
Sólo piense en las próxima medidas paliativas que están por anunciar, saque números. (menos ingreso en Renta, menos inversión pública, menos policía, menos justicia)
Quizá no es que los burros estén detrás de la carreta, quizá se la han tomado y fingen dirigirla.

3 comentarios:

Goathemala dijo...

Tal vez populista y demagógico pero sobre todo oportunista. Crean un gravamen para satisfacer las demandas de un grupo de presión organizado y con capacidad de paralizar al país y perjudican a los conductores que son un grupo más disperso y "manejable".

La raíz es que no se ve la reinversión de ese impuesto. Aquí tenemos el combustible muy gravado y además a esos impuestos indirectos se añadieron otros de muchas Comunidades Autónomas para financiar los gastos sanitarios. Entre unas cosas y otras (hice el cálculo) el galón salé a 5,5€ (7,7$). Un escándalo.

Saludos.

El-Visitador dijo...

Je je.

Demostrado una vez más: el ARENA de hoy es un partidito socialistoide de tercera categoría.

Es el partido de un presidente perdedor quien apenas anteayer declaraba que van a supervisar de cerca los precios y condiciones de venta al público. Pfff. Como que si la gente no tuviera libertad de informarse y elegir qué comprar y a quién comprárselo.

Al muy payaso del Saca le hubiera ido muy bien como esbirro en Alemania Comunista.

¿Y dónde quedan ahora los que decían que ARENA es un partido ultra neoliberal capitalista? ¡Por favor!

Es todo lo contrario. Por eso es pobre El Salvador.

Ixquic* dijo...

Goathemala, me gustó eso del "grupo màs manejable" y tenés razón, gracias.