miércoles, octubre 03, 2007

Crónica del pequeño debate que no pudo ser

Hoy por la mañana miraba una entrevista con Adolfo Torrez de ARENA en el canal 33. Torrez ha sido un fiel funcionario de ese partido, muy apasionado cuando habla y realmente convencido de su ideología. Admitió su aspiración de competir por la comuna, aunque no aseguró lanzarse como candidato.

A medio programa se hace un enlace con la radio 102.9 y en cabina estaba Norma Guevara y Sigfrido Reyes del FMLN, otros apasionados de sus ideas. Durante el enlace, Romeo Lemus le dio la palabra a Torrez y éste de buenas a primeras se mofó de Sigfredo y le dijo que su candidato --el muchacho Funes-- había dicho que no se sujetaría a los estatutos del partido, y no usaba el pin del partido en su saco (lo que para él, era grave). Sigfrido habló, los dos locutores hablaban, Lemus hablaba y eso era una pelea de gallos.

Yo me reía muchísimo. Los calmaron y le dieron la palabra a Norma Guevara, quien inicialmente ignoró a Torrez, pero finalizó diciendo que él se beneficiaba de los contratos de seguridad privada de sus "cheros" funcionarios (pues según ella, él es dueño de agencias de seguridad). Torrez se encendió y el palabrerío comenzó. Eso era pura cosquilla para mí.

Todo era ironía y sacarse defectos. Decir, que el otro es tan malo que no hay que votar por él. Torrez llegó a decir, que él amaba su familia y por eso no atendía esas ideologías (me recordó la propaganda de la FAES en la guerra). Y Guevara, respondía cosas con una soberbia desbordante, pero obviamente provocada (no la justifico, aqui a ninguno le queda nada para defender).

Lo más chistoso es que Torrez dijo --sobre su candidatura-- que no se ajustaría a las reglas del juego internas, que él prefería hacer sus consultas. No se fijó que estaba colocándose en la misma lógica de Funes y Reyes se lo sacó.

Como chiste, estuvo más o menos. Los pocos minutos del enlace me dejó claro lo difícil que es el diálogo entre los políticos. Esperaría que los demás no formemos parte de ese circo.

4 comentarios:

JC dijo...

Pleitos de aficionados al salir del estadio. Barras bravas con sus equipos y contra el otro. Igual de racional...

Sin embargo, tal vez los pleitos sobre el fútbol sí tengan una lejana posibilidad de ser relevantes...

Anónimo dijo...

Aparte de que individualicemos la crítica y valoremos la capacidad de diálogo de chepito y panchito, estos señores,y su conducta ejemplar, representan, reiteran y reafirman un patrón que preside los encuentros/desencuentros en muchos lugares (radio,prensa,tv,blogs) en que se verifica un diálogo sobre alternativas o valores políticos.

Toda polemica, no nos engañemos, tiene un componente emocional, lo malo es cuando dicho componente anula la capacidad de raciocinio e impone la agresión y el insulto como principal regla de juego.

Lo malo es cuando predomina en una sociedad el pleito de gallos.

Si el pleito de gallos es un modelo de conducta predominante ¿cuáles son sus raíces? ¿por qué medios se reproduce? ¿cómo podemos contrarestarlo?

Es importante que no nos quedemos atrapados en la anecdota del día a día, en la pelea de hoy, en el escandalo de ahora. Ordenemos esa información y veamos si ya admite algún tipo de clasificación o tipificación general. Intentemos hacernos, más allá de las ramas, un mapa del bosque.

Carlos Abrego dijo...

Esos espectáculos suceden también Francia. A veces no hay grandes divergencia entro los protagonistas. Para que ese tipo de "diálogo" pueda ser útil para el oyente, es necesario que el moderador cumpla con su papel. Esto no sucede casi nunca, pues lo que atrae a la mayoría de radioescuchas o televidentes son los pleitos.

Cordialmente,

Carlos

Beka dijo...

hace poco lei (no recuerdo donde) que quiza en este país nadie podia tener un dialogo desapasionado acerca de partidos politicos e ideologias.


Lo niego. si existe gente. Ojalá las elecciones no nos hagan perder el juicio.