jueves, mayo 10, 2007

TSE ¿bueno o malo?

En post anteriores, algunos blogueros hicieron interesantes comentarios sobre los problemas que presenta el Tribunal Supremo Electoral y sus organismos auxiliares en el cumplimiento de sus funciones. La "queja" se centra en el tema de la toma de decisiones, el control y transparencia, igualdad de condiciones.
Un comentarista, señalaba que hay dos cosas diferentes en el TSE. Una cosa son los organismos auxiliares (encargados de facilitar el voto a los ciudadanos y hacer el conteo) y otra cosa son los magistrados del TSE. Los primeros hacen su labor, los segundos decepcionan.

Cuando se creó este Tribunal se hizo bajo la lógica del control mutuo partidario y se le establecieron dos tipos de competencias: la administrativa, en lo relativo a la administración de comicios, registro de votantes, autorización y vigilancia de los Partidos Políticos. La segunda competencia es la relativa a la justicia electoral, por eso la Constitución dice que en materia electoral este Tribunal será la máxima autoridad, es decir, que de él depende que exista impunidad partidaria-electorera.
Por otra parte, se estableció la composición de TSE de 5 personas, 3 propuestos por los Partidos que sacaron más votos en la última elección presidencial y los otros dos propuestos por la Corte Suprema de Justicia. Todos son elegidos por Asamblea Legislativa.

En otras bitácoras y en ésta, ya se ha llegado a un acuerdo: dada la naturaleza política del TSE el control mutuo de los partidos es una vía aceptable. Una persona concreta, lo resume así "del desequilibrio de partes interesadas, surje el equilibrio".

¿cuál ha sido el problema con este diseño? no lo sé, pero uno se puede aproximar.

Un primer problema es la duplicidad de funciones administrativas y judiciales que tiene este ente a su cargo. En las primeras, las cosas han caminado (con defectos, pero han cumplido con un mínimo). En la segunda, al Tribunal le queda muy grande el nombre.

  • Después de las elecciones de 2004 solicité al TSE las denuncias interpuestas y de las que se debían pronunciar. Fueron más de sesenta, la mayoría de ARENA contra FMLN y viceversa. La única que se resolvió fue una relativa a la campaña ilegal (por adelantada y otras cosas), pero la resolución la hicieron a dos meses de los comicios, ya no tenía fuerza, ni efecto. Al contrario, los efectos de la campaña adelantada ya se habían consumado y los partidos infractores habían consumado sus estrategias aún fuera de la ley. Varios meses después de las elecciones presidenciales, esas la mayoría de denuncias no tenían respuesta y otras las estaban rechazando. Aquí no hay justicia, no hay quien ponga respeto a la ley.
  • Otro problema que incide en el funcionamiento del Tribunal es que todo está repartido. Según una empleada de esa institución cada partido tiene una cuota de gente (empleados), y todos se vigilan entre sí. Pero contratan gente que no llena un perfil mínimo para trabajar allí, lo que importa es el perfil político y no la capacidad para desarrollar funciones.
  • También hay que hacer notar una cosa esencial: cuando votamos por la Asamblea Legislativa y repartimos poder allí, también definimos cuál será la composición (mayoría/minoría) de este Tribunal. Esto es así, porque el TSE toma decisiones por mayoría (3 magistrados) y hay tres magistrados que son propuestos por partidos políticos. También porque los otros dos magistrados son propuestos por la magistrados de la Corte Suprema de Justicia que fueron elegidos por esos mismos partidos políticos. Entonces, los intereses de la mayoría dominante, prevalecen. La próxima separación de elecciones será una prueba de ello (aún si se hace o no).
  • Los partidos que tienen escaños en el Legislativo han cometido errores gravísimos, por ejemplo, haber nombrado inconstitucionalmente al señor Moreno Niños como magistrado de ese tribunal, eso nunca debió pasar y si viviéramos en un país normal ya se hubiese anulado tal nombramiento y todas las decisiones que este señor hubiese firmado, pero vivimos en el estado salvaje y no en el Estado de derecho) ya lo entendí.

Ejemplos sobran. y quiero concentrarme en un punto para comenzar.

1. Mala combinación de funciones en TSE.

Dada la composición partidaria del TSE, éste debería tener a su cargo la administración de comicios: transparentes, ágiles, periódicos, etc. Y garantizarnos el acceso al voto: informarnos, registrarnos, brindarnos los recursos para votar en igualdad, directamente, universalmente etc. También inscribir y cancelar partidos, regular la campaña...etc. en esto, la vigilancia mutua es clave, si ellos ven que pasa adentro se denuncian.

Dada esa composición por partidos, no creo que allí exista el capital humano capaz de aplicar la ley, juzgar, investigar y sancionar a los infractores de las reglas electorales. Esto se previó y por eso el TSE tiene dos magistrados propuestos por CSJ, pero no ha sido suficiente porque son minoría. Si contamos con magistrados que toman decisiones "políticas" no vamos a conseguir justicia electoral. Eso ha pasado en la práctica. Y algún mecanismo debe pensarse para corregir. Piensese en una instancia técnica aún al interior de TSE -al menos- o eliminemos esto que es un "esperpentillo".

De lo contrario, sentemonos a ver cómo se viola la Ley electoral y la Constitución. Acostumbrémonos a eso y no denunciemos porque nada va a pasar. Para juzgar la conducta de los competidores hay que tomar distancia (posible) de ellos.

La mejor prueba que un magistrado no tiene "libertad" para decidir en este Tribunal, aplicando la ley y no haciendo prevalecer algún interés, ese fue el caso Colindres, elegido magistrado por el PDC.

Los problemas para el magistrado electoral pedecista iniciaron en 1996, momento en el que Ronal Umaña le quitó a Carlos Claramount la secretaría general del partido. Luego Umaña convenció a el PCN y ARENA para destituir a Colindres —a fín a la línea de Claramount—. Según Umaña, Colindres inclinaría la balanza en su contra.

Umaña justificó la destitución del Colindres estaba favoreciendo a Trujillo,y de esa manera él se había comportado como "juez y parte". De más está decir que tal argumento es insostenible, porque entonces deberíamos destituir a varios magistrados ¡ya! por la misma razón. Colindres comenzó un camino de destituciones, amparos ante la Corte Suprema de Justicia, su caso actualmente está en trámite ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). él ya ganó demandas millonarias civiles que se supone debe pagar el Estado con el dinero de todos.

Al final, si eligen a un magistrado, éste debe ser muy disciplinado con su partido, eso tiene algunas ventajas para Ud. y para mí, si funciona el "equilibrio" y se dan los eventos electorales en los términos que cualquier democracia requiere. Pero no funciona en el tema de la vigilancia y juzgamiento a infractores.

pd. este post lo terminé de escribir 13 de mayo.

ver:

http://archive.laprensa.com.sv/19990121/nacionales/nac6.asp

http://archive.laprensa.com.sv/20060311/nacion/440553.asp
http://www.cidh.oas.org/annualrep/2006sp/ElSalvador12311sp.htm
http://209.85.165.104/search?q=cache:0d1C1vLnNEkJ:www.uca.edu.sv/publica//proceso/proc812.html+Eduardo+Colindres,+TSE&hl=es&ct=clnk&cd=1&gl=sv

No hay comentarios.: