martes, diciembre 05, 2006

Los números y la política

Hace unos días visité una oficina y me hicieron esperar un rato, vi una librera y no me pude resistir. Pedí prestado un libro. Luego de terminar el trámite que tenía que hacer, volví a prestar el libro y pedí permiso para quedarme leyendo. El tipo que me atendió me hizo una mirada rara, pero me prestó un lugar para leer.

El libro se llama “Uso de la matemática en el análisis político” es de Hayward Alker (1965). Me llamó la atención porque si la matemática es el estudio lógico de las relaciones simbólicas, al utilizarse para medir fenómenos políticos es un ejercicio de lógica fas-ci-nan-te, en el que uno se puede perder.

Y en efecto, el libro tiene como objeto demostrar que los fenómenos políticos pueden deducirse en forma lógica. Pero luego lo tuve que entregarlo y ni modo. Lo he buscado y no lo encuentro.

El tema es entretenido porque actualmente basamos la legitimidad del ejercicio del poder en los números: para elegir funcionarios a través del voto, para tomar decisiones legítimas y legales en la Asamblea Legislativa (mayoría simple y calificada), para condenar a un reo por un delito, etc.

Lo mismo para hacer análisis sobre fenómenos, especialmente, cuando se analizan los sistemas de partido. Aunque a mucha gente odia estos análisis, dan excelentes pistas para entender las dinámicas de las decisiones públicas.

Por ejemplo, un sistema de partido es un conjunto de relaciones que resultan de la dinámica de competición política, incluye las características y forma en la que los partidos políticos se relacionan entre sí en elecciones o en una legislatura determinada.

Giovanni Sartorí desarrolló dos criterios para la determinación de tipologías de estos sistemas y que otros las han enriquecido. Estos criterios son, la distancia ideológica existente entre los partidos políticos (a través de una escala de auto ubicación entre derecha e izquierda). Con esto podemos saber si los partidos políticos compiten en un esquema muy o poco polarizado.

El otro criterio es numérico y existen varias fórmulas para determinar cuál es el número efectivo de partidos, por ejemplo la de Laakaso y Taagepera, (1979) Ns=1/ (Σsi2)

Así sabemos cuántos partidos “relevantes” existen (porque de ellos dependen las decisiones).

Al final, de todas las posibles combinaciones tenemos las siguientes tipologías: partido único, partido hegemónico, bipartidismo, pluralismo moderado, pluralismo polarizado, de partido predominante, atomizado.

Nuestro país está encajado en un pluralismo polarizado, un sistema de partido nada beneficioso para la gobernabilidad de un país.

A mí me da risa cuando veo en la televisión a analistas políticos que dicen en este país existe un “bipartidismo”. No es así, porque sólo un N = 2 indica una situación de bipartidismo y en el país ese número es 3 y en años anteriores ha estado cercano al 4. Por eso estamos en un multipartidismo porque existen al menos tres o cuatro partidos relevantes.

Ésta dinámica de competición “polar” influye negativamente en la toma de decisiones, dinámica FMLN y ARENA, y el PCN logra (a favor de ARENA) desentrampar. Por eso le llaman el partido bisagra....

Si sigo, no voy a terminar nunca y no sé si me doy a entender. Pero el tema me gusta mucho y la idea era esa y sentarme a trabajar con números me despeina como se ve en la foto. Me voy, mi hija me espera.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Dejá que la vida te despeine! Jajajajaja

Abrazos que despeinan para ambas.

Victor

Anónimo dijo...

Y estos libros... dicen cómo pasar de una situación polarizada a una despolarizada?

Mirá, yo estoy cansado de ARENA que son unos irresponsables porque saben que lisa y llanamente hay muchos que actualmente no podemos votar por el FMLN que actualmente son desquiciados o por el PCN que no están allí para gobernar, sino para lucrar.

Me encantaría poder votar por el FMLN, aunque sea como voto de castigo a un ARENA tan irresponsable que ponen al incapaz de Saca de presi... pero es que ¡caramba! esos señores del F parecen incapaces de ser racionales.

Si, estamos polarizados. ¡Andá platicá con tu hija, que te aprovechará más!

Anónimo dijo...

E-V!! por Dios, por primera vez en la vida te noto tan honesto... !

jejee..

Que interesante libro...

Anónimo dijo...

dandelion, por favor dame más crédito, te dejo solamente 3 de los muchos artículos que he escrito criticando a ARENA:


Caracas en San Salvador, otra idea miope de ARENA


Blanqueando sepulturas


Una propuesta deshonesta

Ixquic* dijo...

Victor! pensé en borrar esa expresión, no es posble que la publicidad le de significado a todo!, en realidad me dio risa también...

Y estos libros...no, creo que la gente que se dedica a la investigación en la ciencia política hacen muchos aportes al darnos fotos, esquemas, lecturas...

Luego hay que trabajar sobre las soluciones, pero siendo el terreno de "lo político", la voluntad de cambio está en otra parte (incluída la sociedad).

Yo también estoy convencida que ARENA hace el cálculo que describís: la gente vota por ellos, por falta de opciones y no porque ellos sean la solución.

Yo voté siempre por el FMLN, pero me han decepcionado. Colaboré con ellos cuidando su voto, años atrás, etc.

Pero he tendido la oportunidad de ver, oír, discutir con algunos y francamente, están perdidos. Se han llegado a creer la víctima del sistema, a causa de las trampas de ARENA y en ese rol pacifico y lerdo no acumularon experiencia y capacidad para ser una buena OPOSICIÖN. (no se dan cuenta que si quisieran lo hubieran sido)

Son muy cerrados, y caen en posiciones muy cuestionables, hay mucho higado (quizá on buena intención), y poca razón.

Por ejemplo, el ex procurador de DDHH, nefasto, corrupto etc. (Peñate Polanco) fue puesto por ellos. Y ejemplos sobran. No quieren ayudar a procesar a gente que asesinó (violando tratados internacionales) durante la guerra.

Ya no lo voy a votar por ellos ni por nadie. Anularé mi papeleta.

Ya he hecho investigación sobre el comporamiento de la oposición y el gobierno y casi me tiro del techo de los edificios de la Asamblea.

Porque me di cuenta de lo mal que trabajan TODOS. y que políticamente (en el país) nada es viable para mí.

También he hecho tareas de incidencia y propuestas legales,y me he dado cuenta que son incapaces en lo técnico y en lo ético.

Pero eso sí, son políticos muy listos, cuidan sus intereses, hacen buenas (para ellos) negociaciones bajo la mesa, Calculan una provocación al contrario y lo hacen caer, aprovechan oportunidades etc. Pero ninguna de esas habilidades estan puestas a favor nuestro.

Claro, hay gente que trabaja bien, pero luego uno se da cuenta de cosillas y todo se viene abajo.

A mi gusta observarlos mucho y advertir que hay detrás... ellos están allí porque nostros los pusimos, pero nunca les hemos hecho saber que nosotros (en la sociedad) también les podemos hacerles caer.

(mil suspiros....)