miércoles, noviembre 15, 2006

Volvió


¡Mi "Rayuela" de Julio Cortazar!, la recuperé hace unos días. La leí en 1992 o93 y la presté en en varias ocasiones. Se la preste a una amiga, compañera del grupo de danza en la "U" y que además era actriz, escribía guiones para teatro y hasta ganó el Palmarés hace unos años.
Ella puso un bar teatro en la colonia Centroamérica que ya cerró y en el que nos dió la oportunidad de bailar en el 2002 y 2003. Pues ella tuvo el libro quizá unos cuatro años o más y hasta lo llevó a México, cuando regresó se lo dió a otra amiga a quién se lo quite. El libro está manchado por las tres, cada quien con sus amores y locuras pasadas.
Y tiene el mismo valor para las tres: sólo hay uno en el mundo, con risas, llanto y comentarios entre líneas.
Me sorprende, al revisar el libro, pensar en el paso del tiempo y en los personaes del libro que aún no han envejecido y me da gusto reencontrarlos. La Maga, mujer que atrae al protagonista y que se pierde en las calles de París, años despues la reencuentra en Buenos Aires a través de otra mujer.
El cuadro que he subido es Natalia Domínguez, no sé como se llama me lo regaló ella y su padre -cuando aún vivía- y que conservo con gratitud, como conservaré a mi librito querido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

soy una ignorante poco culta... seguramente.

Rayuela es uno de los libros de los que he leido millones de trozos en todas partes del mundo (a traves de blogs) y nunca la he adquirido! Creo que hoy es un buen dia para hacerlo...

Ixquic* dijo...

Es un libro que tiene dos formas de leerse y es como ir sortiando las piedras en lo que llamamos "peregrina".

A mi me encanta el personaje masculino.....

Anónimo dijo...

El capítulo 7 es mi preferido: "Toco tu boca..."

De Cortázar prefiero sus libros de cuento. Hay algunos a los que vuelvo cada vez que quiero rodearme sólo de buena literatura.