lunes, noviembre 20, 2006

La violencia en la vida de las mujeres (1)

Caso Dárdano Canessa.
Presentación.

El tema de la violencia de los hombres hacia las mujeres ha podido aburrir, sin embargo, no se puede negar su existencia. Actualmente lo abordamos con doble moral así mientras públicamente todos lo rechazamos, al interior de las casas o en nuestras vidas personales nos conducimos de manera diferente. Antes era peor, pues se favorecía exclusivamente al honor masculino mal concebido.

He escuchado personas que hablan de la violencia intrafamiliar como una variable que interviene con frecuencia en hogares pobres. Sin embargo, también es una variable cultural que penetra cualquier estrato social.

No cabe duda que nada cala tan hondo como leer historias verdaderas que demuestran que la violencia hacia las mujeres no está supeditada a determinada clase social. Pero con el paso del tiempo tampoco existen sustanciales avances (los hay formales, en las leyes y los que se expresan, al menos como doble moral).

Por eso trascribo y resumo extractos de un relato sobre hechos acaecidos entre 1885 y 1908 en las ciudades de San Miguel y Santiago de María, en la zona oriental de El Salvador.

La comparto (la historia) porque me desborda y llevo varias noches imaginándola, analizándola y quisiera saber qué pasó después. Agradezco en lo más profundo de mi corazón a quién me condujo a ella. A continuación colocó párrafos que he elegido y que fueron redactados por Carlos Dárdano, hermano de la señora Petrona Dárdano, víctima de esta historia. (Fuente: Litigio Dárdano Canessa. Carlos Dárdano. Tipografía La Unión. Dutriz Hermanos. 1909)
----------------------------------
“Las causas que provocaron la ruptura del vínculo familiar que existió entre don Ambrosio Canessa y Doña Petrona Dárdano, se puede decir que datan de la fecha misma en que se unieron; esto es, el año 1884. La señora Dárnado, que pertenecía á una de las primeras familias del país, no sabía, hasta entonces, lo que eran privaciones, ofensas ni malos tratamientos. Pero su marido se encargó de hacérselos conocer desde que emprendieron su viaje de bodas a Europa, poco tiempo después del matrimonio. Sin embargo su verdadero martirologio comenzó cuando regresaron al (sic) Salvador, un año después. (...)

Al regresar, pues, de su viaje á Europa, El señor Canessa fijó su residencia en La Veneciana, finca de café situada en los arrabales de la ciudad de Santiago de María. Ya instalado allí el señor Canessa, no tardó en reanudar sus antiguas relaciones con ciertas mujeres de la mala vida. (...) En el año 1885, habiéndose trasladado con sus señora a la Ciudad de San Miguel ocurrió que llegaron a paseo a la feria de noviembre de ese mismo año, sus antiguas queridas de Santiago de María. Canessa le ordenó á la señora Dárdano que les mandara camas, almohadas y sábanas etc. al lugar dónde las había hospedado. Como no hubiese suficiente, Canessa le exigió a su señora que les prestara su propia ropa de cama y otros objetos de uso personal de ella. La indignación y la negativa rotunda de la señora Dárdano á acceder á esa ultrajante exigencia fueron el origen de un escándalo que tuvo gran resonancia en la sociedad migueleña. Canessa, en un paroxismo de furor, se lanzó contra su señora y la golpeó bárbaramente, sirviéndose de su revólver. La señora Dárdano debió su salvación a la precipitada fuga que emprendió, yéndose a refugiar a la casa de sus padres, distante a unos cincuenta varas del lugar del suceso.

Después de semejante escándalo la señorea Dárdano vivió con sus padres y separada de su marido hasta el año 1887, en que, debido a la intervención de los amigos y con ocasión del casamiento de su hermana mayor se reconcilió con el señor Canessa. Como a los dos años de esa reconciliación o sea 1889, el señor Canessa dispuso hacer un viaje a Europa, y, sin que mediase disgusto alguno condujo a su señora que se encontraba en estado interesante[1] y a sus dos hijos a la casa de los padres de la señorea Dárdano, marchándose enseguida a Europa sin dejarles sin un centavo para los gastos durante su ausencia, (...) Quiso la desgracia que a los pocos meses después del viaje de Canessa enfermase gravemente su primogénita Amelia, que a la sazón tendría unos 3 años. Todos los esfuerzos que se hicieron por salvar a la adorada niña fueron inútiles y después de violenta enfermedad voló al cielo, dejando a su madre sumida en el más profundo pesar. La fatal noticia le fue comunicada por cable a Canessa quien se encontraba en Génova. Regresó a San Miguel después de una ausencia de cerca de 8 meses, trayendo para enjugar las lágrimas de la desolada madre, un vocabulario de injurias burdas y soeces, y pretendiendo hacer responsable a la señora Dárdano de la muerte de su hija, pues, según el opinaba, esa desgracia debió ser la consecuencia de alguna frota ú otra golosina que la madre habría dado a la niña!! No se limitó á esto la infamia de aquel hombre feroz y desnaturalizado. Traía, además, de Italia una lápida de mármol que hizo colocar sigilosamente sobre la tumba de su hija, y cuando la mando a descubrir , la sociedad migueleña quedó consternada ante la siguiente inscripción:

Aquí yace
AMELIA CANESSA
Asesinada por su madre.

..................................

(...)
La señora Dárdano que, como lo he dicho, se encontraba embarazada de 8 meses, experimentó una impresión tan grande que perdió a su criatura, la cual nació muerta, y como este hecho hiciera crecer más la indignación del público, Canessa creyó justificarse cometiendo otra infamia, tan cobarde como la primera. Se impuso la vil tarea de esparcir la noticia de que la inocente criatura cuya muerte él había provocado no era suya.
---------------------------
Continuaré en otro post.
[1] Embarazada

8 comentarios:

karroll dijo...

hasta donde has escrito en este post ixquic, me parece una historia sacada de la vida real actual.
es realmente duro y dificil para una mujer, encontrarse en este tipo de situaciones, quiero contarte que aca por estos rumbos, en este pais civilizado , moderno y todo lo que quieran, se ven historias parecidas a esta,aun con las leyes que hay aqui, la injusticia, el maltrato , el abuso, las agresiones, las violaciones, etc, que son cometidas contra las mujeres, no pueden ser detenidas, simplemente penalizadas, al menos, luego de ser violada, agredida, abusada, existe el consuelo de que el culpable pagara.
señores como este de la historia, existen a millones, no me horroriza el relato, simplemente me hace pensar en esas mujeres que viven esas agresiones al cotidiano y que no tienen salida, mas que soportarlas hasta el dia en que puedan liberarse y salir vivas de ese infierno, que es lo que mas importa cuando eso pasa.
pero realmente es un infierno!
excelente post!!!!!

Ixquic* dijo...

El señor era Italia, machismo importado y bien asimilado por acá.

Anónimo dijo...

Are you in the picture?

****

Y lo peor de todo es que a veces las mujeres nos queremos inmolar con un hombre golpeador... es increible.. el machismo enquistado en nuestras mentes femeninas... definitivamente se necesita mucho mas tiempo y dinero para educar a mas mujeres...

Claudia dijo...

Que terrible esta historia, y saber que muchas mujeres se encuentran en la misma situacion en la actualidad. De hecho conozco mujeres que dicen "no importa es el padre de tus hijos", "hacelo por tus hijos", "solo pensa en las consecuencias del divorcio, el escandalo". No justifico ese tipo de trato bajo ningun motivo, pero es cierto lo que dice "si las estrellas", el machismo enquistado en las mentes femeninas..existe sin importar la clase social.

Buen post

Claudia dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Ixquic* dijo...

Pues si, el machismo lo reproducimos y justificamos nosotras y ineludiblemente debemos ser honestas y asumir, así trabajar para cambiar.

Yo suelo huir de espacios feministas, no entiendo porqué ellas casi no buscan trabajar de la mano con los hombres, muy a pesar de las burlas de ellos (algún día se cansarán).

Por el contrario, con una letanía de improperios, lenguaje feminizado hacen que ellos huyan o se rían de nosotras (nos ponen apodos o nos acusan de muchas cosas).

Yo prefiero convencer, y meterme en el mundo de los hombres, saber de su "lógica operativa" y con ese conocimiento hacerles ver mi punto de vista, o al menos hacer que lo respeten, que entiendan que las mujeres también tienen límites. Eso no significa huirles, ni despreciarlos.

Doña Petrona tenía dinero, pero no libertad para hablar y convencer, en el mejor de los casos para decidir.

Anónimo dijo...

wow! ixquic.. ese es gusto el pensamiento o idea que yo utilizo... si un hombre te quiere minimizar o hacer sentri inferior solo por su condicion sexual masculina, creo que lo mas inteligente no es precisamente distanciar posiciones, sino conocer su psique, su manera de pensar y utilizarlo para nuestro propio beneficio.. o para el proposito adecuado que es nuestra realizacion tambien... (muajajajajaa, se oye malevolo..jajaja)

Anónimo dijo...

*justo por gusto...

(una pequeña variacion..;) )