sábado, septiembre 09, 2006

Sombra, cuerpo y alma


(...) De este cuerpo eres alma
y eres cuerpo de esta sombra.
(Sor Juana Inés de la Cruz)


* Ayer, por alguna razón me sobraron energías y por la noche arreglé una librera y me topé con una caja que me regalaron hace unos meses: ¡una colección de libros de Octavio Paz!. Y comencé con Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe.

5 comentarios:

Vanessa dijo...

Hola Ixquic. Es un muy buen ensayo. Un poco redundante, para mi gusto, pero sí devela muchas cosas interesantes sobre Sor Juana, y sobre todo sus motivaciones para escribir. Aunque en varias partes del libro lo dice claramente, Paz afirma en la pg. 143 (Edición del Autor): "Los conventos estaban llenos de mujeres que habían tomado el hábito no por seguir un llamado divino sino por consideraciones y necesidades mundanas; su caso no era distinto al de las muchachas que hoy buscan una carrera que les dé al mismo tiempo sustento económico y respetabilidad social". Y de esta frase pudieramos hacer una charla muy, pero muy amena. Bueno, cuando vengas a Guatemala, en Sophos. Un abrazo.

Aldebarán dijo...

Interesante los regalos que te hacen. Disfruta la lectura.

Ixquic* dijo...

El regalo me lo hizo un amigo que se cambió de casa y que ha decidido cambiar su vida (ojalá) e iniciar una etapa con la mujer que ama.

Y yo heredé la caja y otras pertenencias, al fin y al cabo yo sé muchos de sus secretos y he sido cómplice de sus maldades:
¡bien pagá fuiste mujer!

Aniuxa dijo...

Qué tropiezo más afortunado!!! :D

Xico Rocha dijo...

Que rica casualidad.
Rocha