viernes, septiembre 15, 2006

El tronco de un arbol de vida


Me levanté temprano a correr al parque de mi colonia. Hice mis ejercicios de estiramiento y me dispuse a trotar. Avancé 50 metros y vi a algunas personas paradas observando una escena criminal. Estaban agentes del CAM y de la PNC, la cinta amarilla que rodeaba un lugar específico.

Me paralicé, porque no quería ver, pero no me podía mover. Entonces observé como la gente pasaba la cinta y hasta un carro pidió permiso y pasó en medio de la calle (que era parte de la zona que había que cuidar de no contaminar).

La indignación por semejante mal procedimiento me movió. Le pregunté al policía -observando su ONI- porqué lo permitía y se molestó.

Entonces la ví.
Era una mujer,
mas bien,
parte del cuerpo de una mujer.

No tenía brazos ni cabeza.

Sentí una horrible presión en el pecho. Me volví a inmovilizar y comencé a imaginarme su historia, ¿habrá sufrido mucho? ¿tendrá hijos? ¿tendrá un hombre que la llore? ¿cuál era su proyecto de vida? ¿cómo se pudo evitar su muerte?

Por las caracteristicas del crímen lo más lógico es que llegaron a tirar el cuerpo allí. El Fiscal me comentó que ayer encontraron una cabeza de mujer en otro lugar de San Salvador y que posiblemente esté relacionados ambos hechos.

Me alejé del lugar y me senté en la cuneta, impotente.

Hay dos cosas que abruman: la fragilidad humana (¿seré yo la próxima?) y la maldad.

Ella era como un árbol caído, el que han cortado como leña.

Así mueren a diario hombres y mujeres.

Hace unos meses escribí sobre el asesinato de mujeres:
http://ixquic.blogspot.com/2006_05_01_ixquic_archive.html

Hasta trabajé en una propuesta de guión coreográfico sobre el tema para montarlo con mis compañeros (as) en el grupo de danza y en algo avanzamos.

Pero hoy me siento verdaderamente mal. Hoy pensaba ir al cine, no sé si lo haré, ya no me siento mínimamente segura.

12 comentarios:

Victor dijo...

Ix:

Me da una pena horrible lo que estás pasando. Ahora en la mañana mi vecina nos detuvo a mi mamá y a mi para decirnos que tuvieramos cuidado porque a ella la estaban extorsionando. Y sentí esa impotencia que decís. Y poniéndome en tu lugar, me imagino que pensas en tu hija, en que debes cuidarte por ella, en que corres mucho riesgo, etc. Creo que todo ese temor es natural y más aún cuando has visto la tragedia frente a vos. Es imporante que movilicés tus sentimientos y que los expresés, pero no detengas tu vida. Sería agravar la victimización que has sufrido.
Ánimo.

El-Visitador dijo...

Qué fuerte, Ixquic.

Gracias por compartir esa vivencia tan dura que enfrentaste, y que enfrentás.

Ixquic* dijo...

Visitador, la muerte violenta es una posibilidad que enfrentamos todos, hombres y mujeres.

Sucede que yo, personalmente, me trato de explicar lo que sucede en el caso de las mujeres. Y lo que ayer ví, no lo había visto así. y corrí a escribirlo. Hoy leí en EDH que no la lograron identificar, solo tenía un tatuaje de una rosa en sus caderas.

Las organizaciones feministas toman el tema del asesinato de mujeres, veo entrevistas y no me convencen. Por eso me inclino por leer e investigar hasta encontrar respuestas contundentes.

Por ahora (por una nota publicada en LPG, que no tengo a la mano) se estima que mensualmente mueren 30 mujeres, una al día. La pregunta es si estas muertes son producto de la violencia general a la que TODOS estamos expuestos, o son producto de caracteristicas a fines al sexo. Creo que ahí está la responsabilidad de las ONGs de mujeres y por supuesto que de las instituciones competentes.

Ahora bien, cómo nos explicamos (y esto lo digo por Uds. Victor y Visitador) la muerte de cientos de hombres.

En el país mueren más Uds. que nosostras y apartecen los cuerpos de la misma forma.

EV: frágiles somos todos.

Aldebarán dijo...

Terrible lo que nos cuentas. Y no esque simplemente la hayan asesinado, se tomaron el tiempo para destrozarla.

Algo huele mal en El Salvador.

alassleves dijo...

un fuerte abrazo, ixquic.
al parecer era un destino señalado con ese final: jovencita-extrema pobreza- prostitución-maras.
dos veces en mi vida vi sin querer cadáveres en la vía pública y sé cómo uno se siente. te deseo la luz para procesar eso positivamente.

Anónimo dijo...

Asesinos cobardes!
Aunque se que todos somos fragiles, estoy convencido que esa mujer tuvo mayor valentía para soportar el dolor hasta su último momento.
Cuando la justicia de los hombres nunca aparece, la justicia divina llegará tarde o temprano.

Antares dijo...

Ix, entiendo tu consternación, una mujer, un ser humano con historia, con pasado ¿con futuro?

A parte de la indignación que causa la fragilidad del humano en éstos días, me aterroriza pensar que todos nos acostumbremos tanto a ver estas atrocidades, que nos creemos una coraza de indiferencia y los veamos como objetos, como estadísticas. Una coraza que te proteja de sentir y pensar, como la que me creé yo cuando niña, con los muertos de la guerra.

Ixquic* dijo...

Antares, que buen comentario el que haces. Yo crecí en la guerra y salía por las tardes a tomar unas clases, veía cuando quemaban buses y encontraba en muchas ocasiones cadáveres. y me acostumbré. Y hay que considerar que en SS eso no ea nada con lo que pasaba en las zonas conflictivas. En mi colonia tiraban cuerpos y yo siempre me ponía a observarlos, aún los que aparecían quemados. Y quizá así muchos fuimos perdiendo la sensibilidad.

Eso no debe ocurrir otra vez.

Vanessa dijo...

Sabés, venía comentarte lo que dijiste en mi blog sobre Sophos y me quedé fría al leer este post tuyo. No porque sea algo insólito, sino precisamente porque estas cosas están ocurriendo ya demasiado a menudo. Qué impotencia y qué miedo.

Claudia dijo...

Que pena de veras que tengas que presenciar algo tan atroz. Que la poblacion a estas alturas esta reaccionando de forma tan fria a algo tan cruel como esta forma de asesinar a alguien. Me impacto tu post..y es cierto tenemos que pensar en lo fragiles que somos. Y que no debemos dejar que esto nos resbale...mas bien reflexionar.

Aniuxa dijo...

Es una basura esto de la violencia... que nos paralice, que nos joda... que nos quite parte de la vida, no sólo a los que efectivamente se muere.

Un abrazo y mucho ánimo.

Que el miedo no nos impida vivir.

Beka dijo...

me pasa exactamente lo m ismo con los casos de violencia, no la soporto , me da nauseas, mareos, depresion... me siento tan impotente y tan insegura tambien... vi esa noticia en la tv, sinceramente tampoco ahi las veo, siempre miro hacia otro lado en la toma del cadaver... no.. no lo puedo soportar..e spero que tu estes mejor.

Ya no es como cuando era niña y queria ver mas muertos en el periodico.. por causa de la guerra.. no se porque...