lunes, agosto 21, 2006

¿Realmente somos bravas?


Hace unos días conversaba con algunas mujeres sobre esto de ser nosotras mismas versus dejar ir al hombre que nos encanta, por el que daríamos cualquier paso en falso.

La independencia y la necesidad de hacer muchas cosas para realizarnos como seres humanos parece que tiene un precio y es que en algunos ámbitos ya no encajamos, ya no toleramos o quizá no nos acepten.

Una de ellas, mayor que yo, me llevó un artículo interesante. Lo busqué en internet y está en blogs y páginas de feministas. Lo cual me espanta porque me siento amenazada por el panfleto.

Sin embargo, vengo a compartirlo. Se trata de un macho hablando con mucha sinceridad sobre el tema, pero algunas cosas -para mí- son discutibles. En todo caso, por algo hay que empezar la discusión. A mí los hombres me encantan, siempre que sea de lejos y tengan la suficiente disposición de discutir (en el buen sentido) sus puntos, sin imponer, sólo convencer.


Elogio de la mujer brava
Por Héctor Abad

"A los hombres machistas, que somos como el 96 por ciento de la poblaciónmasculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido.Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, viragos,marimachos. En realidad, les tenemos miedo y no vemos la hora de hacerlespagar muy caro su desafío al poder masculino que hasta hace poco habíamosdetentado sin cuestionamientos. A esos machistas incorregibles que somos,machistas ancestrales por cultura y por herencia, nos molestaninstintivamente esas fieras que en vez de someterse a nuestra voluntad,atacan y se defienden.
La hembra con la que soñamos, un sueño moldeado por siglos de prepotencia y por genes de bestias (todavía infrahumanos), consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca. Una mujer bonita que no discuta, que sea simpática y diga frases amables, que jamás reclame, que abra la boca solamente para ser correcta, elogiar nuestros actos y celebrarnos bobadas. Que use las manos para la caricia, para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores en floreros. Este ideal, que las revistas de moda nos confirman, puede identificarse con una especie de modelito de las que salen por televisión, al final de los noticieros, siempre a un milímetro de quedar en bola, con curvas increíbles (te mandan besos y abrazos, aunque no te conozcan), siempre a tu entera disposición, en apariencia como si nos dijeran "no más usted me avisa y yo le abro las piernas", siempre como dispuestas a un vertiginoso desahogo de líquidos seminales, entre gritos ridículos del hombre (no de ellas, que requieren más tiempo, y se quedan a medias).
A los machistas jóvenes y viejos nos ponen en jaque estas nuevas mujeres,las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan, y por eso seguimos soñando, más bien, con jovencitas perfectas que lo den fácil y no pongan problema. Porque estas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan, y sólo se desnudan si les da la gana.
Estas mujeres nuevas no se dejan dar órdenes, ni podemos dejarlas plantadas, o tiradas, o arrinconadas, en silencio, y de ser posible en roles subordinados y en puestos subalternos. Las mujeres nuevas estudian más, saben más, tienen más disciplina, más iniciativa, y quizá por eso mismo les queda más difícil conseguir pareja, pues todos los machistas les tememos.
Pero estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control alburro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Ni siquieratenemos que mantenerlas, pues ellas no lo permitirían porque saben que esefue siempre el origen de nuestro dominio. Ellas ya no se dejan mantener, que es otra manera de comprarlas, porque saben que ahí -y en la fuerza bruta- ha radicado el poder de nosotros los machos durante milenios. Si las llegamos a conocer, si logramos soportar que nos corrijan, que nos refuten las ideas, nos señalen los errores que no queremos ver y nos desinflen la vanidad a punta de alfileres, nos daremos cuenta de que esa nueva paridad es agradable, porque vuelve posible una relación entre iguales, en la que nadie manda ni es mandado. Como trabajan tanto como nosotros (o más) entonces ellas también se declaran hartas por la noche, y de mal humor, y lo más grave, sin ganas de cocinar. Al principio nos dará rabia, ya no las veremos tan buenas y abnegadas como nuestras santas madres, pero son mejores, precisamente porque son menos santas (las santas santifican) y tienen todo el derecho de no serlo.
Envejecen, como nosotros, y ya no tienen piel ni senos de veinteañeras(mirémonos el pecho también nosotros, y los pies, las mejillas, lospoquísimos pelos), las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, peroson sabias para vivir y para amar, y si alguna vez en la vida se necesita unconsejo sensato (se necesita siempre, a diario), o una estrategia útil en eltrabajo, o una maniobra acertada para ser más felices, ellas te lo darán, nolas peladitas de piel y tetas perfectas, aunque estas sean la delicia con laque soñamos, un sueño que cuando se realiza ya ni sabemos qué hacer con todo eso.
Somos animalitos todavía, los varones machistas, y es inútil pedir quedejemos de mirar a las muchachitas perfectas. Los ojos se nos van trasellas, tras las curvas, porque llevamos por dentro un programa tozudo quehacia allá nos impulsa, como autómatas. Pero si logramos usar también esaherencia reciente, el córtex cerebral, si somos más sensatos y racionales,si nos volvemos más humanos y menos primitivos, nos daremos cuenta de que esas mujeres nuevas, esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las más desafiantes, y por eso mismo las más estimulantes, las más entretenidas, las únicas con quienes se puedeestablecer una relación duradera, porque está basada en algo más que enabracitos y besos, o en coitos precipitados seguidos de tristeza: nos danideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vidalarga y de conocimiento."
Bueno blogueros..les dejo la mesa servida.

17 comentarios:

El-Visitador dijo...

Para cada persona, lo suyo.

Es cuestión de gustos personales.

- * -

Por cierto, el artículo ése me recordó una canción que me cae muy en gracia: Mujer Florero, de Ella Baila Sola.

Soy Salvadoreño dijo...

• “Nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido.” A mi si me molestan. ¿Acaso a ellos no les molesta un hombre miedoso, indeciso y cobarde?
• “La hembra con la que soñamos, […] consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca.”. Claro que si. ¿No es linda la persona que es tranquila y amable o acaso alguien prefiere a las personas gruñonas o enojadas”
• “Una mujer bonita (¿Claro que si, a alguien le gustan las personas feas?)” […] que sea simpática y diga frases amables (¿A quien no?) ,[…],. Que use las manos para la caricia (asi como yo, un hombre, la puedo acariciar de la manera masculina que le agrada), para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores en floreros (Si de tareas domesticas se trata, y si los hombres nos hacemos cargo de la mitad mas uno de las tareas que hayan, se acaba la discusión de feminismo?)
• […] nuevas mujeres,las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan, […] Porque estas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan, y sólo se desnudan si les da la gana. (Que delicia tener a una mujer asi. Inteligente, culta, logica, que puede hacerte mejorar, ¿Quién dice que los hombres somos perfectos? Que reconoce que tambien su pareja puede corregirla, hacerla mejorar, que esta dispuesta a perder algunas discusiones, que usa argumentos y logica y no recurre a los gritos y al llanto y al manipuleo, ¿Segura Ixquic que hay muchas mujeres asi? Yo solo he conocido a una.)
• Estas mujeres nuevas no se dejan dar órdenes (¿por que no, acaso no quedamos en el parrafo anterior que ellas exigen… ¿Por qué ellas no pueden ceder a algunas exigencias?), ni podemos dejarlas plantadas, o tiradas, o arrinconadas, en silencio (claro que no, ¿y a quien le gusta que lo dejen asi?
• Las mujeres nuevas estudian más, saben más, tienen más disciplina, más iniciativa, y quizá por eso mismo les queda más difícil conseguir pareja, (Una mujer disciplinada, estudiosa, inteligente, que delicia llevarla a… donde te imagines)
• ¿Envejecen, como nosotros, y ya no tienen piel ni senos de veinteañeras […] las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, pero son sabias para vivir y para amar, y si alguna vez en la vida se necesita un consejo sensato o una estrategia útil en el trabajo, o una maniobra acertada para ser más felices, ellas te lo darán, no las peladitas de piel y tetas perfectas, aunque estas sean la delicia con la que soñamos, un sueño que cuando se realiza ya ni sabemos qué hacer con todo eso. (suscribo el parrafo totalmente, solo que pienso, ¿quien dice que “tetas perfectas” e inteligencia y “mujer nueva” son conceptos que se contradicen?, la que es mia y la que yo soy suyo, no tiene esas “contradicciones”)
• esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las más desafiantes, y por eso mismo las más estimulantes, las más entretenidas, las únicas con quienes se puede establecer una relación duradera, porque está basada en algo más que en abracitos y besos, o en coitos precipitados seguidos de tristeza: nos dan ideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vida larga y de conocimiento (De acuerdo, con esto, pero… y si la que tenemos quiere ser solo “una muñequita”, porque hay muchas que solo eso quieren ser, que hacemos? Las dejamos… por una brava?)

Arbolario dijo...

Soy salvadoreño ha dicho algo en su primer párrafo que me llamó mucho la atención: yo soy un hombre tímido, y me he dado cuenta que a la mayoría de las mujeres modernas no les agrada este tipo de hombres. Estoy jodido, porque a mí en cambio me encantan las mujeres con carácter fuerte.

Victor dijo...

No sé, a mi hace tiempo que me enviaron éste artículo y me supo a poco. Creo que llega a lo mismo de siempre, a hacer de la mujer un estereotipo; ahora halagando lo que en el pasado se detestaba.
Me llama mucho la atención que se defina a una mujer independiente, culta, trabajadora, como brava. Es patético, se le hace ver como un estereotipo masculino, una suerte de discriminación inversa es lo que aparece.
-----
Respecto a quedarse con el hombre que te encanta y ser vos misma... creo que el hombre que de verdad encanta es ése junto al que siempre sos vos misma. Por esos así no cuesta dar pasos difíciles. Ojalá y legue yo a convertirme en uno de esos, para alguien. Saludos.

P.D. ¿Que le dijiste a tu hija de mi "efusivo" comentario?

Victor dijo...

Por cierto, yo soy algo lento para iniciar una relación sentimental. Y parece que eso no le va bien a muchas...
Ojalá la "modernidad" jajajajajaja me traiga a una que me espere... o que venga a mi encuentro... que sería soñado.

cheqa dijo...

mansas? debo asumir que por poco y nos quieren como las leonas que en celo dejan que el macho las monte y sólo daríamos la vida por los hijos?? naaaa qué aburrido!
no soy feminista..creo que todos y todas tenemos los mismos derechos y responsabilidades, sin embargo, si considero que la ceguera de la vanidad lleva a hombres y mujeres a aspectos nefastos como los límites de la vida tales como el machismo y feminismo...
sigo creyendo en que el principito tiene la razón...LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS...

abrazos humanos desde mi cheqa..

Ixquic* dijo...

Vistador, si, esa canción es graciosa. Yo la uso para mofarme ...

SoyS: Bien. eso me gusta, hablar sin tapujos. Cualquier persona cobarde, miedosa e indecisa no es agradable y claro que a todos nos encantan los hombres y mujeres amables y las caricias son simepre bien recibidas. Es que lo agradable no quita lo decidida. ¿no crees?.

- no sé dónde comienza o acaba la discusión machista y feminista, no me interesa. Pero reconoczco que el balance, la solidaridad y el respeto entre dos, son factores que contribuyen a esa discusión en térmnos positivos.

- ¿Hay muchas mujeres así (bravas)?, ¿son perfectos los hombres?. ni lo uno ni lo otro, en este camino vamos a paso lento. Conozco mujeres y hombres hostigues, controladores, inseguros, acosadores, celosos. Eso no nos permte avanzar.

sobre tu último comentario. No creo que unas mujeres estén por encima de otras. o que deba buscarse un determinado prototipo. Creo que inconcientemente, buscamos a alguien que se ajuste a nosotros y a nuestros patrones sociales. Por eso lo más importante es hacer que esos patrones cambien y procuren la felicidad de todos. A fin y al cabo para gustos...

Es muy difícil exigirle a un hombre que se comporte de manera diferente cómo se ha formado. Eso es un proceso que no puede ser de golpe, pero aveces hay exesiva resistencia, poco diálogo, mucha burla... la mayoría de mis amistades son hombres (me toca hacer de confidente), y muchos de ellos saben que son injustos con sus mujeres, pero eso les conviene y mejor se hacen los mariados.

en fín que hacemos nostras ¿los dejamos?

Hadaalataque dijo...

parecio que solo los hombres venian a opinar aqui jaja..


la verdad es que hay muchas mujeres inteligentes,cultas , educadas y que tienen caracter lo cual no significa necesariamente que sean enojadas o malhumoradas, lo que pasa es que es mucho mas facil para un hombre conquistar a una mujer docil (como lo dice el articulo) que a una mas inteligente.. se necesita mas trabajo... aunque a veces incluso, llegan a relacionar que una mujer inteligente suele ser, una mujer fea... aunque segun yo, la belleza es relativa.

La verdad es que en la mayoria de los casos, lo que hace falta son los hombres decididos. :P

hadaalataque dijo...

la mayoria de hombres mejores , lindos, amables, caballerosos.. suelen ser, los mas timidos o retraidos y a veces, se necesita que la mujer les de un leve empujoncito.. claro, estamos hablando del momento en el cual , ya descubriste que ambos sienten lo mismo.. bueno. dejo de hablar antes de embarcar al genero femenino..jajaja

Ixquic* dijo...

Arbolario: pues sí que estás jodido, pajas.. qué bueno que te gusten las mujeres así.

Víctor: Yo tengo las mismas reservas que tú en el artículo, bravos son los animales, y hasta cierto punto refuerza estereotipo: o soy así o soy acá.

y bueno, y si.. a mi también me encantaría ser yo misma y estar con alguien que me acepte y me sepa convencer (no con sentimentalismos).

A porpósito de tu comentario sobre la tímidez masculina, yo siempre he querido saber porque esta sociedad le impone a los hombres "actuar" primero y a las mujeres se los prohíbe. Eso inhibe, si yo actúo se que verán mal y si espereo.... pues quién sabe. y en medio de esto Uds. sufren mucho para dar ese primer paso y tienen terror al rechazo y una fingir que no se da cuenta (ji ji ji).

A las mujeres cuando nos gusta un hombre, no importa si es o no tímido, nosotras hemos sido educadas para aceptarlos como sean, en cambio uds. sólo aceptan a cierto tipo (que vaya bien con Uds.) ¿o no?.

Por el momento... como dice Chega... dejemos la vanidad, y yo agrego el afán de poder sobre los demás y seamos sinceros frente a los demás.

abrazos.

Ixquic* dijo...

Que agradeble vistita de un Hada!
suscribo su texto!

Antares dijo...

Tu pregunta fue ¿realmente somos bravas?
“bravas” eso está raro, pero si con ese término se refieren a que siendo NOSOTRAS MISMAS disfrutamos ser libre pensadoras, no permitimos que nos amarren la boca, el cerebro ni el corazón, consideramos que nuestro precio no es el dinero ni el poder, amamos con honestidad y no nos sentimos forzadas a acostarnos con alguien, solo porque “debe ser asi”, pues sí estoy en camino, y
¡Qué bueno!

Considero que ser nosotras mismas es BÁSICO, ¡ya no más caretas para complacer, ni para que te complazcan! (mmmm……aunque…..en algún jueguito no estaría mal, jeje)

Volviendo a lo Básico, como bien decís es un proceso y reconozco que aún arrastramos muchos lastres, pero la velocidad del cambio se está incrementando de a poco.

“Mujeres bravas” siempre han habido, la mayoría de veces muy mal juzgadas por cierto, pero ahora hay menos temor de negarse a ser mujer florero, si no es esa tu esencia claro está, porque hay que aceptar que para algunas mujeres ser ellas mismas es eso, ser floreros y ahí lo que dice el-visitador, “cada persona lo suyo”.

Anónimo dijo...

Good afternoon many have machines which not insuranced,
you have a unique opportunity only today to receive insurance the machine free of charge
auto insurance
auto insurance
cars insurance
cars insurance
texas car insurance
texas car insurance
car insurance quotes
car insurance quotes
car insurance policy
car insurance policy
xanax
phentermine
buy tramadol

Anónimo dijo...

Hi people
I do not know what to give for Christmas of the to friends, advise something ....

Anónimo dijo...

Hello. Good day
Who listens to what music?
I Love songs Justin Timberlake and Paris Hilton

Anónimo dijo...

Mmm my sweety private weblink collection. I hope you enjoy it !
ass parade
naruto xxx





------------------------------------------------------------------------------------------------
About Christmas
merry christmas

Anónimo dijo...

Hello. Prompt how to get acquainted with the girl it to me to like. But does not know about it
I have read through one history
Each of you has your personal story; it is your history. Keeping a diary or writing your feelings in a special notebook is a wonderful way to learn how to think and write about who you are -- to develop your own identity and voice.

People of all ages are able to do this. Your own history is special because of your circumstances: your cultural, racial, religious or ethnic background. Your story is also part of human history, a part of the story of the dignity and worth of all human beings. By putting opinions and thoughts into words, you, too, can give voice to your inner self and strivings.

A long entry by Anne Frank on April 5, 1944, written after more than a year and a half of hiding from the Nazis, describes the range of emotions 14-year-old Anne is experiencing:

". . . but the moment I was alone I knew I was going to cry my eyes out. I slid to the floor in my nightgown and began by saying my prayers, very fervently. Then I drew my knees to my chest, lay my head on my arms and cried, all huddled up on the bare floor. A loud sob brought me back down to earth, and I choked back my tears, since I didn't want anyone next door to hear me . . .

"And now it's really over. I finally realized that I must do my school work to keep from being ignorant, to get on in life, to become a journalist, because that's what I want! I know I can write. A few of my stories are good, my descriptions of the Secret Annex are humorous, much of my diary is vivid and alive, but . . . it remains to be seen whether I really have talent . . .

"When I write I can shake off all my cares. My sorrow disappears, my spirits are revived! But, and that's a big question, will I ever be able to write something great, will I ever become a journalist or a writer? I hope so, oh, I hope so very much, because writing allows me to record everything, all my thoughts, ideals and fantasies.

"I haven't worked on Cady's Life for ages. In my mind I've worked out exactly what happens next, but the story doesn't seem to be coming along very well. I might never finish it, and it'll wind up in the wastepaper basket or the stove. That's a horrible thought, but then I say to myself, "At the age of 14 and with so little experience, you can't write about philosophy.' So onward and upward, with renewed spirits. It'll all work out, because I'm determined to write! Yours, Anne M. Frank

For those of you interested in reading some of Anne Frank's first stories and essays, including a version of Cady's Life, see Tales From the Secret Annex (Doubleday, 1996). Next: Reviewing and revising your writing