martes, junio 27, 2006

El olvido es selectivo




La idea dicotómica de la sociedad nunca ha sido buena, pues divide y clasifica a los malos y a los buenos, a las víctimas y a los víctimarios, eso resulta un contraste.

Cuando se habla de la reconciliación de la sociedad salvadoreña me hace gracia. ¿Cuándo hemos estado conciliados? ¿Dónde está la raíz de la polarización actual? Son buenas preguntas y que salen a flote cuando suceden hechos muy sensibles como la reciente inauguración de la plaza en honor a Roberto D´abuisson.

El año pasado, tuve la oportunidad de organizar un intercambio con gente que trabaja casos del pasado en Honduras y Guatemala. Invité a personas que realizan esfuerzos de recuperación de memoria histórica en el país, es decir, sobrevivientes de masacres y otros hechos lamentables. Entonces, junto con mis compañeros de trabajo decidimos encarar el contraste que implica la memoria y el olvido.

Fuimos con toda esa gente al Museo de la Fuerza Armada. No había entrado antes allí, pensé de inmediato en la cantidad de golpes de Estado que allí se orquestaron y la gente que quizá entró y nunca salió de esas paredes. Aun así me pareció un edificio histórico. Los soldados nos atendieron amablemente, orgullosos de su legado y pasado histórico nos acompañaron por cada pabellón recordando sus hazañas. Yo acompañaba a un señor de Zacatecoluca, cuya familia fue masacrada en 1982.

Llegamos al pabellón #5, dedicado a Domingo Monterrosa. Al fondo había un gran cuadro, que lo coloca como un orgullo histórico, invaluable. El señor que me acompañaba, reacciono: ¡Cómo pueden vanagloriase de un asesino! Mi familia no tiene un reconocimiento así!!

También había exhibición de armas –las que a mí me espantan– y mi acompañante las tocó y dijo reconocerlas, entonces frente al pobre soldadito guía, comenzó a contar cómo mataron a su familia con ellas. Quedó un ambiente muy denso. Eso sólo se comparó con el pabellón que han hecho para recordar a los antiguos cuerpos de seguridad. En ese cuarto había una estatua rara: una serpiente horrible. Se supone que estaba colocada en el antiguo edificio de la Policía Nacional (conocida como El Castillo.

Al salir, lamenté que 20 años de violencia política y guerra estuvieran expuestas de esa manera: “somos los vencedores”.

Luego nos trasladamos al parque Cuscatlán, y observamos el monumento de las víctimas, el cual, no contó con la colaboración de ninguna instancia del Estado, a pesar que, esas muertes si fueron producto de su acción u omisión. Un monumento construido con mucho esfuerzo por víctimas de ese conflicto.

Hace unos días un coreógrafo español, en una conferencia, dijo que existe una ley: “la colaboración de lo inesperado”. Gracias a la cual, una obra artística puede ser concluida, así uno no busca, encuentra.

Resulta que el señor de Zacatecoluca y que ven en la foto frente al muro, se llenó de una profunda alegría pues estando allí encontró los nombres de sus hermanos, a quienes creía habían quedado fuera de ese monumento. Entonces se sintió recompensado.

Esta experiencia, me hizo comprender algo muy sencillo. La sociedad salvadoreña no puede ser “conciliada” mientras los que hicieron daño se glorifiquen de eso y los que sufrieron se sientan heridos. Y si, el olvido es selectivo, por eso rescata cosas importantes, allí tenemos plazas y monumentos de los víctimarios, para que todos recordemos que existen cuentas pendientes que saldar.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Hubiese habido D'Aubuisson ("anticomunista") si no hubiese habido comunistas pagados, apertrechados, y coordinados por los soviéticos?

Si no hubiese habido Internacional Socialista ni Comintern ni Consejo de Ayuda Mutua Económica, CAME (Comecon), en fin, si no hubiese habido expansionismo soviético... ¿habría habido espacio para anticomunismo?

¿Qué es primero: el huevo, o la gallina?

Los salvadoreños somos las víctimas. Unos perdieron la vida. Otros, la inocencia. La mayoría, la juventud.

Anónimo dijo...

SI , EL OLVIDO ES SELECTIVO.
YO TAMBIEN PIENSO LO MISMO CADA VEZ QUE PASO POR EL REDONDEL CON ELMONUMENTO "AL MAYOR" Y SOLO ME DA RISA (DE ESA RISA QUE TE DA CUANDO NO PODES HACER NADA ANTE LO IRONICO DE LAS COSAS).
YO CRECI EN UN HOGAR DONDE SE HABLABA DE INJUSTICIA SOCIAL Y TODO ESO (MI PAPA ES UNO DE LOS FUNDADORES DE UN SINDICATO) Y MUCHAS VECES SOPORTAMOS CATEOS Y UNA "DELICIOSA NOCHE" ANTE LAS AMENAZA DE LOS DEL ESCUADRON DE LA MUERTE (YO TENIA 8 ANOS, MI HERMANA 7 Y LA PEQUENA 2 MESES)ESO NO SE OLVIDA... A ESTAS ALTURAS NO TE AFECTA, PERO ... NO SE, TE DEJA UN SABORSITO RARO CADA VEZ QUE VES COSAS COMO EL DICHOSO MONUMENTO

Antares dijo...

Es imprescindible que no se pierda la Memoria histórica, a éstas alturas cualquier jovencito pasa frente a ese dichoso monumento y lo asocia con un héroe libre de pecado. No digo que se pase todo el tiempo rumeando las insensateces de la guerra, si fué el huevo o la gallina, sin ningún propósito. Pero es preciso no perder de vista el costo humano de las debilidades de unos pocos, que la historia no pierda su significado.
Las familias de las víctimas, que a la corta son víctimas también, merecen una retribución, lo que has mencionado del muro con los nombres es una pequeña muestra, un nombre escrito ahí, les hace sentir que su familiar recobra valor, que para ellos fué un héroe, que el mundo reconozca que es valioso, que sin importar cualquier otra cosa, fué un ser humano.

Anónimo dijo...

La guerra fue importada, y muchos creyeron el mensaje (aun lo creen) de que habria que quitarles a unos para darles a otros. Todo fue coordinado y si la verdad llegara por completo, muchos de los nombres que aparecen en el parque fueron engañados en la lucha.

Miles de soldados murieron y otros resultaron heridos, sus nombres solo estan en los corazones de quienes le amaron.

Y te dire: no hubieron triunfadores, solo perdedores.

La reconciliacion solo vendra del interior del individuo con daño, no de lo que yo piense.

Muchos siguen la guerra, despues de haber tenido la oportunidad de la paz.

Como ejemplo, Japon agredio y fue agredido, pero encontro la paz y el desarrollo.

Ixquic* dijo...

Anónimos y Antares, gracias por sus opiniones. adversas o no, representan los rostros de nuestra sociedad actual.

Estoy de acuerdo con la idea que en la guerra todos perdimos.

¿la reconciliación? surge de la posibilidad de redimirse; la que a su vez, sólo otorga el perdón, y éste es posible si hay sincero arrepentimiento.

Quienes sufrieron la pérdida por desaparición forzada, ni siquiera tienen la certeza de la muerte de su ser querido, ¿adónde llevarán flores? ¿qué día, si no sabe cuando murio, si nunca se vio el cuerpo?. El perdón es un acto individual, si. pero la tragedia también fue colectiva. a todos nos afectó directa e indirectamente.

El dilema del huevo o la gallina, huele a justificación vana.

Pero cuando hablo de éstos temas y me refiero a víctimas, me refiero a las "civiles" que según la convención de Viena es intocable.

Hasta la guerra está reglamentada internacionalmente, hay normas para matar.

Lo que no se puede hacer es tocar a la población civil y aquí ambos bandos lo hicieron, claro unos más que otros. (según la Comisión de la Verdad la responsabilidad de la F.A. fue de 90% aproximadamente)

Arbolario dijo...

Nunca he ido a ver de cerca el monumento del Parque Cuscatlán. Me quebraría en dos pedazos si encuentro los nombres de personas muy queridas.

Anónimo dijo...

a muchos militares los Los mataron al salir de sus casas, sin arma, en ropas de un ciudadano normal, frente a sus familias, eran diferentes seres humanos? Civiles?

impresionante verdad?

Ixquic* dijo...

Arbolario:

es impresionante estar allí. Cada 2 de nomviembre muchas personas -que no tienen otro lugar para ello- van dejar flores y se están el día en el parque. Es muy conmovedor observar.... y si hay muchos, muchos nombres 25,000 para ser exacta, con la posibilidad de aportar más.

Anónimo. Cualquier ser humano -soldado o guerrillero- que no está armado y es asesinado es víctima en términos internacionales, en el derecho internacional eso se llama "ejecusión extra judicial" y repito, sucedió en ambos bandos. y de dónde sea si es impresionante.

Años antes (setentas) se daba también, un ejemplo que nos duele a todos es Roque, después de un juicio arbitrario e injusto lo mataron.

Aldebarán dijo...

Me conmueve lo que cuentas del señor de Zacatecoluca. He sentido lo mismo frente a un par de nombres en el monumento del parque Cuscatlán.

Gracias por la memoria.

saludos