miércoles, enero 02, 2008

Menos 452 muertos, PERO... más 3,476 asesinados

Es positivo que los homicidios no vayan a la alza. Que 452 muertes hagan la diferencia entre el 2006 y 2007. Cierto, pero eso no quita la gravedad de la situacion criminal de país, en un año 3,476 personas más (de las miles que acumulamos cada año) murieron asesinadas. ¿piénsese en sus familias? estas personas sólo podrían verse escasamente compensadas con la justicia.

De ahí que la nota de EDH (de hoy) recoge las impresiones oficiales de estos datos:

- 300 homicidios por mes

- no hay cotejo de cifras con Instituto de Medicina Legal y Fiscalía (¡hasta cuando hombre!)

- 82% asesinados con arma de fuego

- Municipios más violentos: San Salvador, Santa Ana, San Miguel, Soyapango, Apopa, Colón, Ciudad Delgado, Quezaltepeque y San Martín.

- Los municipios sin homicidios se incrementaron de 60 a 77

Según el subdirector de Seguridad Pública de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, la reducción comparativa con el 2006 se debe al desmantelamiento de las estructuras de pandillas dedicadas al sicariato, el reforzamiento de la presencia policial en los municipios más violentos, y la operatividad del plan Sarissa. ¿podría explicarse esto mejor? variable 1. 2. y 3. y cómo inciden. sería valiosísimo de verdad contar con ese análisis.

Finalmente, debe insistirse en el acceso a la justicia. 3,476 vidas lo valen. Entonces --señor Figueroa-- ¿cómo vamos con la tasa de impunidad? ¿cuantas condenas tenemos? ¿cómo avanza la investigación criminal? Por otro lado ¿cómo va la variable prevención? pues de las variables mencionadas ninguna es en esencia preventiva (los patrullajes...no son exactamente eso. No hago referencia a inhibir por un momento el delito).

Hace falta más explicación .... y más exigencia. Mayor honestidad

1 comentario:

Anónimo dijo...

Vivo en Madrid, en una colonia que cuenta con unos 12000 habitantes. En cuatro años hemos tenido dos asesinatos.Ni victimas ni victimarios eran del barrio. Es curioso, pero aquí la gente vive preocupada por la seguridad.

Somos, en todo el departamento(La Comunidad de Madrid) unos seis millones de habitantes. El año pasado hubo cerca de 80 asesinatos. Una cifra alta que aquí preocupa mucho.

Imaginate cómo reacciona la gente de aquí cuando minimizo sus miedos, diciendoles que en mi pais mueren trescientas personas al mes.No se lo creen.

La verdad es que lamento todo lo que pasa ahí. No sólo es que maten a trescientas personas al mes, con lo que eso supone de sufrimiento para trecientas familias, es el mundo que tejen todas esas muertes, la calidad de vida que acaba teniendo todo el mundo.

Aquí, al lado, tengo dos parques a los que suelo ir a caminar con mi esposa. A veces sólo estámos ella y yo porque el parque está solo. Y es extraña esa sensación de que podes caminar sin mucho miedo por un gran espacio vacio, entre los árboles, junto al estanque, alrededor de una loma. Simplemente caminar al aire libre.

Los salvadoreños, desde hace mucho, hemos olvidado lo que es vivir en la simple y vulgar tranquilidad. Sabemos que si existe un momento de tranquilidad, esta es frágil, quebradiza como la escarcha. Nuestra tranquilidad es un reducto donde hay vigilantes armados, fuera de ella el mundo se torna peligroso. Algo trágico y triste que vivamos en un mundo parcelado en el cual hay muchas zonas por las cuales no podemos caminar y por las cuales, si caminamos, no dejamos de hacerlo mirando detrás del hombro y a los lados. Ese miedo, esa parcelación se van acumulando, y no porque uno se adapte a ellas, dejan de restarle calidad y bienestar a nuestras vidas. El bienestar no sólo se mide en términos de ingreso económico, también se mide en que podas salir tranquila a los parques simplemente a caminar y a caminar.

Alvaro.