jueves, mayo 11, 2006

La Memoria...


En España se presentó una obra de danza que se llama ""Las trece rosas", sobre el libro publicado por Dulce Chacón en "La voz dormida". En la publicación está la frase:
"somos víctimas del silencio de nuestros padres
y responsables de la ignorancia de nuestros hijos"
La obra recuerda el fusilamiento injusto de 13 mujeres en la época de la dictadura de Franco. Es admirable que tantos años después se honrre la memoria de las víctimas y se refrende su lucha en una obra dancística.
En El Salvador, las cosas van al contrario. Tenemos un gobierno que firma Acuerdos de Paz, pero no reconoce los hechos del pasado, premia a los criminales. En Tecoloca, La Paz existen más de 20 masacres registradas entre 1976 a 1984. La gente cuenta cómo el Ejército llegaba, les cusaba de colaborar con la guerrilla (fue zona de FPL) y por las noches sacaba a mujeres, niños y ancianos y les ejecutaban. (La foto fue tomada en la conmemoración de la masacre del Calabozo)
Las personas que forman la comunidad San Francisco Angulo, son todos sobrevivientes y han solicitado a las organizaciones que defienden los derechos humanos les ayuden a exigir justicia.
Por ahora, estas personas se han organizado en un Comité de Víctimas, han logrado exhumar 30 cuerpos, (30 evidencias) y ellos, como sobrevivientes, son testigos de esos horribles hechos. Personalmente pude ver el cuerpo de dos mujeres que estaban abrazadas, sus esqueletos hablaban del horror vivido, se cree que tenía una quince y la otra cuarenta años.
En este país, no fueron trece rosas. Fueron cientos y quizás miles. Como decía Roque, ahora esta gente debe reclamar el "turno del ofendido".
No es revancha, es justicia. En el fondo se trata de conciliar a una sociedad históricamente dividida.

1 comentario:

Ligia dijo...

Linda frase, me gustó mucho tu post. Lástima que aquí la memoria [histórica] es un tema que "Dios Guarde" se traiga a colación; esto tiene que cambiar.